Depresión, amistad, comunicación y tecnología.

Depresión, amistad, comunicación y tecnología. 

Cómo la comunicación cara a cara ayuda a prevenir y superar la depresión mientras que el uso de las redes sociales la empeoran.

Cuando pensé escribir sobre este tema, quería comenzar el artículo con una historia que tuviese una moraleja, un buen ejemplo que les ayudara a comprender el punto principal. Sin embargo desistí de la idea pues no quiero manifestar un doble estándar aquí contradiciendo mis pensamientos y acciones ya que como muchos de ustedes, utilizo la tecnología para “comunicarme” con alguien en lugar de encontrarme cara a cara con esa persona y hablar por horas de cosas sin sentido (o con mucho sentido dependiendo del día), y así crear comunicación y una verdadera conexión con ella!

Así que decidí simplemente empezar hablando del tema y saltarme cualquier tipo de introducción innecesaria.

Primero, hay que aclarar ¿qué es la depresión?

Como ya hemos explicado anteriormente, la depresión es un trastorno del estado de ánimo, en el que la persona se siente decaída, triste y sin esperanza por un período prolongado de tiempo, lo cual evita (hasta cierto punto), que esta tenga una vida plena y pueda ver que un futuro lleno de esperanza y bienestar es posible. Quienes se deprimen, en algunos casos, lo hacen porque sienten una falta de conexión con ellos mismos y con el mundo en general; y, en este mundo se encuentran por supuesto sus amigos, familia y demás personas que son significativas e importantes para sus vidas.

¿Por qué es relevante hablar de tecnología & comunicación y qué tiene que ver con la depresión?

Dos motivos principales:

  • Puesto que vivimos en un mundo en el que en lugar de una expresión facial, nos hemos acostumbrando a ver un emoticón; en lugar de reír (apasionada y ruidosamente), sonreímos (sólo si no hay mucha gente a nuestro alrededor), mientras estamos frente al teléfono o computador, y escribimos: “jajaja”, sin siquiera estar riendo.
  • Debido a que somos seres sociales nos vemos afectados por este tipo de interacciones,  y, aunque no queramos aceptarlo, nuestros amigos, familia, colegas y demás nos resultan de vital importancia y mucho más, si sufrimos de depresión o, si somos propensos a tenerla.

Por lo cual, el reemplazo de la comunicación cara a cara con la tecnología, puede afectarnos significativamente, ya sea que suframos o no de depresión.

¿Qué evidencia hay para comprobarlo?

En un estudio realizado en el año 2010, se sacó como conclusión que “las redes sociales nos vuelven menos sociables, más infelices y solitarios, por ende, más propensos a la depresión” (Burke, M., Marlow, C., Lento, T. 2010.). Otro estudio del mismo año (Morrison C.M. · Gore H., 2010), nos habla sobre como quienes utilizan demasiado el internet (por ende las redes sociales), muestran niveles más altos de depresión que quienes lo utilizan moderadamente.

Por otro lado, otra investigación menciona también que la importancia de conexiones sociales fuertes a lo largo de la vida está relacionada con beneficios como: mayor tolerancia al dolor, un sistema inmune más fuerte y, por supuesto, un riesgo más bajo de sufrir de depresión.

Otro estudio interesante realizado en el año 2012, describe cómo la amistad y sentir apoyo de amigos puede proveer una defensa considerable contra la depresión en mujeres que han vivido estrés prolongado en su vida temprana debido a historias de maltrato físico o psicológico y están en riesgo de desarrollar depresión el la adultez.

Por último, pero no menos importante, otro estudio del año 2012, sacó como conclusión que la falta de amistades y de conexiones reales y significativas en la adultez, puede llevar a la depresión e incluso empeorarla. (Powers A, Ressler KJ, Bradley RG., 2012).

¿Entonces el uso del internet y redes sociales es malo?

NO. Cabe aclarar que SI existen experiencias positivas con las redes sociales, pero estas son más comunes en personas que ya están bien conectadas fuera de las redes sociales (es decir que tienen una relación fuerte establecida cara a cara). Por lo tanto, si dependemos únicamente de las relaciones virtuales probablemente sea malo para nosotros, pero cuando la tecnología se utiliza para complementar (y no reemplazar), las relaciones reales los efectos son positivos para nosotros (Sheldon, Kennon M.; Abad, Neetu; Hinsch, Christian, 2011).

Reflexiones finales

Conexión Humana y Depresión - Conociendo Tu Mente

La Conexión Humana no puede ser reemplazada por la tecnología

De ninguna forma pienso que está mal el comunicarnos a través de estos medios, de hecho es bastante práctico y útil si sabemos como utilizarlo, pero no considero que puede reemplazar el contacto humano que solo provee la comunicación orgánica (cara a cara).

Es comprensible que, con el paso del tiempo (y a medida que crecemos), las obligaciones y la vida en general, se vuelva extremadamente difícil el comunicarnos con quienes son importantes para nosotros. Sin embargo debemos tener en presente que el tener conexiones reales y significativas no solo nos ayuda a sentirnos bien, felices y llenos de vida y energía, sino nos sirve como escudo protector contra la depresión y otros problemas de salud. Y esto es algo que la tecnología jamás podrá reemplazar, a menos que la tele transportación instantánea sea posible un día 😉 , pero eso por supuesto es otra historia!


Tu opinión es importante e inspira!

Como siempre, eres bienvenid@ a compartir tus pensamientos y respuestas en la sección de comentarios abajo o nos puedes contactar directamente a nuestro correo electrónico haciendo click aquí.

Te gustó el artículo? Ayúdanos a compartirlo!

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Drea Duque

Drea es una mujer multi-apasionada, estudia Psicología, se dedica al diseño web & gráfico ya que paga sus cuentas -por ahora-, escribe, aprende ilustración, y practica el dibujo a diario. Drea también practica yoga, natación, meditación y mindfulness (pero no al mismo tiempo). Ella ama a los animales (en especial a los gatos), al igual que caminar, aprender y por supuesto: ¡responder preguntas acerca de la vida y la mente humana! Además, Drea vive una vida tranquila y feliz mientras espera los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Después de haber pasado por una serie de situaciones difíciles, Drea decidió crear este blog para hablar de la mente humana desde otro punto de vista: el de las experiencias personales. Así que, si ves su nombre en uno de los artículos, entiende que ella comprende muy bien lo que te sucede en este momento. Puedes conectar con Drea en redes sociales!

8 ComentariosDéjanos tu Comentario

  • Me encanto, me atrapo super rápido es interesante, gracias por hacer articulos asi, que me ayudan no solo a en lo personal si no en las tareas jj 🙂 me gusto muchoo

    }

    • Hola Laura!
      Muchas gracias por tus palabras! Me alegra mucho que mis artículos sobre la depresión (y los demás artículos del blog), ayuden a las personas, no sólo a los que sufren sino a los que investigan al respecto y necesitan hacer deberes.

      Un abrazo desde Ecuador.

      Drea 💚 🙂

  • Y como lograr que las redes sociales no sean un anclaje contra la depresión, entonces sera que la tecnología ha hecho un retroceso en el tema de la depresion y que por lo tanto la depresión y los suicidios se hallan incrementado por las redes sociales. Hasta que punto podemos evitar todo esto. Saludos desde México.

    • Hola Martín,
      Pues, me parece que en realidad no podemos evitar que algo suceda (generalmente cuando creamos algo, lo creamos para el bien de nosotros mismos y la comunidad, sin embargo siempre hay quienes lo utilizan para fines que no pudimos prever, sino mira el ejemplo de la bomba atómica, un claro ejemplo del mal uso de los descubrimientos de la ciencia). Lo que sí podemos hacer es prevenir a las personas y brindarles información al respecto como ciudadanos, psicólogos y como personas responsables. Realmente (y aunque parezca desafortunado), no podemos dejar a un lado las redes sociales, pues nos ayudan a comunicarnos y “mantenernos al día”, algo que como personas, seres sociales, valoramos mucho. Lo que sí podríamos hacer es (como dice el artículo), no depender solamente de ellas para llevar una vida social, no volverlas un reemplazo de la vida orgánica, física, “REAL”, por así decirlo. En el caso específico de la depresión, las redes o el internet no se usan solamente para cosas negativas, pues, si investigas un poco, existen grupos de apoyo (inclusive en Facebook), donde personas que sufren depresión se apoyan mutuamente, encuentran ayuda, brindan fuentes de información clara y concisa sobre la depresión, comparten experiencias, consejos de terapeutas, y además, viven el apoyo de personas que han logrado la remisión de los síntomas. Así que como en todos los casos, la tecnología no es mala si la sabemos utilizar con medida ye estando conscientes de lo que puede suceder si no lo hacemos. Espero que esto te ayude un poco a aclarar tus dudas. Un saludo desde Ecuador 🙂

Danos tú opinión!

Tu correo no será visible para nadie. Los campos obligatorios están marcados *