Ser Feliz A Pesar de las Críticas - Conociendo Tu Mente

¿Te critican? ¿Te han criticado? ¿Alguna vez has sentido ese poder de las críticas externas entrando en tu cabeza y apoderándose de tus ideas mientras las destruyen una por una?

Las críticas constituyen información que nos comunica, usualmente desde que somos muy pequeños, “cosas que tenemos que cambiar” o que están “mal” en nosotros. Los demás se “preocupan tanto por nosotros” que nos hacen el “favor” de decirnos aquellas observaciones “inocentes” (que muchas veces se sienten como puñaladas o veneno entrando en nuestro ser), que, en teoría, nos ayudarán a mejorar nuestras vidas y, que en otras ocasiones, intentan acabar con nuestras ideas y sueños.

Esto, mezclado con el mundo en el que vivimos (que nos dice que el camino seguro y conservador es el mejor), y con el hecho de que la mayoría tenemos ciertos problemas (como por ejemplo demasiado estrés en tu vida, ataques de ansiedad o depresión, la cuál puede estar agravada por las críticas), hace que tu idea de ser feliz suene como algo extremadamente irreal, imposible de hacer e incluso utópico. ¿Pero lo es?

De una manera u otra, lidiamos con aquello que nos dicen los demás que “deberíamos” hacer, pensar y en general: ser. Parte del problema es que pensamos que tenemos la obligación de cumplir con lo que los demás piensan es lo mejor para nosotros. Sin embargo, debes comprender que otros NO tienen manera de saber qué es lo que nos sucederá en la vida (no son  videntes ni adivinos con una bola de cristal), si es que nos “salimos del camino” y decidimos que no queremos ser quienes ellos esperan que seamos.

Debemos comprender, además, que NO tenemos obligación de ser de ninguna forma. No tenemos por qué ser de una manera que no queremos ser, pensar de una manera que no queremos pensar, ni hacer aquello que no queremos o que no sentimos como correcto para nosotros.

Por otro lado, ellos (quienes nos critican), probablemente son personas que no saben lo que quieren y buscan desesperadamente, encontrar paz interior (paz mental), mediante las críticas que infligen  a los demás. Además puede que también estas personas criticonas sean personas que SIEMPRE, sin importar lo que hagamos, tendrán algo que decir acerca de nosotros, y que, no aprobarán las decisiones que tomemos NUNCA, sin importar lo que hagamos jamás serán las decisiones correctas -de acuerdo con ellos-. Muchas veces incluso negarán que nos han aconsejado hacer algo, y nos criticarán de todas formas.

Hay personas que SIEMPRE, tendrán algo que decir acerca de nosotros, y que no aprobarán las #decisiones que tomemos NUNCA. #criticas #conociendotumente Click Para Twittear

¿Cómo se sienten las críticas?

Como se sienten las críticas - Tu Mente

Ser criticado, es de esas cosas que duele profundo en el alma. Con el tiempo, parecería que las críticas nos llegan cada vez más profundo, a esa parte del “alma” o mente (esa parte profunda de nuestro ser), y que resuenan con nosotros (o salen a la luz), cada vez que cometemos un error o que algo simplemente no sale como esperamos, dentro de nosotros.

Ser juzgado (criticado), contrario a cómo se siente juzgar a los demás, duele. Causa heridas desde nuestra infancia y nos vuelve personas diferentes a las que en realidad somos, y, sobre todo, nos vuelve de esas personas fragmentadas, no completas, quienes parecen “necesitar” a como de lugar ocultar aquellas partes “indeseables” de sí mismas/os.

En mi caso, hace mucho tiempo que escucho críticas acerca de mi “estilo de vida”, de mi “manera diferente de hacer las cosas”, de mi peso, de mi manera directa de decir las cosas, de no dejar que las normas sociales o la vida en general me peguen de la manera en que veo que golpean a otras personas. Y no, no es fácil ser así. No es fácil decirle al mundo: Estás mal, estás equivocado y tener la valentía de vivir con eso, de hacerlo parte de tu vida, cada día.

Tampoco es fácil aceptar que vives dentro de un sistema del que necesitas para seguir vivo, hacer que los demás comprendan que no es que intentas ser un bueno para nada, sino que piensas, sientes, miras el mundo de una manera diferente de ellos, que eres diferente y que eso no quiere decir que estás mal o que tienes razón, o que el resto de personas estén mal o bien.

Llegar a ese lugar de aceptación de uno mismo, toma años, probablemente muchos más de los que esperas. Y si eres como yo, a pesar de que logres “llegar allí” de cierta forma, a pesar de estar en ese sitio, te encontrarás cada día con partes de tí mismo que NO amas, que no apruebas, que juzgas, que criticas a diario. Y probablemente encontrarás que, el mayor crítico que tienes ahora, no son los demás, no son quienes te dicen una u otra cosa. Por el contrario, eres tú mismo.

El mayor #crítico que tienes ahora, no son los demás, no son quienes te dicen una u otra cosa, eres tú mismo. #conociendotumente Click Para Twittear

También es probable que encuentres que, si bien otras personas te juzgan, eres tú quien ha decidido que esas historias, esas palabras, frases y demás que te han dicho a lo largo de tu vida son ciertas. Que las has aceptado como tuyas.

¿Cómo lo sé?

Porque a mi me sucedió por mucho tiempo. No pude ser feliz escuchando las críticas de otros en mi mente, en mi cabeza, una tras otra, cada día. Lo curioso es que ya  no me rodeaba más de esas personas, y sin embargo seguía creyendo esas palabras, esas frases que me habían contado otros acerca de mi.

Seguía pensando que ellos tenían razón y, de cierta manera, quería que la tuvieran, porque, como muchas personas, cometí el error de convencerme a mi misma de que ellos tenían razón porque aquellas críticas, aquellas palabras no podrían ser simples intentos de hacerme daño.

Preferí pensar que la inadecuada era yo, que el problema era yo, en lugar de aceptar que tal vez ellos no se preocupaban tanto como yo querría o que, muy probablemente, yo les recordaba una parte de sí mismos que no querían ver o aceptar.

Así que entiendo que ser feliz cuando otros te critican no es algo que vaya a suceder de la noche a la mañana. Ser feliz escuchando tus propias críticas, tus propias maneras de juzgarte tampoco lo es. Y probablemente no lo será nunca.

Si es tan complicado, ¿Cuál es la solución?

El comienzo de la solución -para mi- fue ACEPTAR que esas partes socialmente “inadecuadas” de mi ser, eran parte de mi y que no había necesidad de ocultarlas. Además, que NO tenía ninguna obligación de hacerlo si no quería.

Acepta todas las partes de tu ser - conociendo tu mente

Te comparto algunos de los pasos, que a lo largo de los años, me llevaron a este “lugar” de aceptación, que no constituyen una fórmula mágica y no tengo manera de saber si funcionarán para ti, pero pueden ser una guía para comenzar:

  • Comprende de dónde vienen esos ataques criticones que otros te dan.

Como ya te expliqué, lo más importante es que entiendas que las personas que te critican, no están criticando o hablando de tus problemas, defectos o decisiones sino más probablemente de los suyos propios.

Quienes hablan no son esas personas que conoces (amigos, familiares, compañeros, conocidos..), sino sus miedos, sus frustraciones, sueños perdidos y olvidados, sus propias inseguridades reflejadas de una u otra manera en ti. Una vez que entiendes esto te puedes liberar (de cierta forma) de aquello que otros dicen y comenzar a escuchar tu propia voz interior libre de esas críticas.

  • Deja de buscar la aprobación de otros, recuerda que NO la necesitas.

Decide qué es lo más importante, lo que ellos piensan de ti, o lo que tú quieres para tu vida. Eventualmente debes escoger qué es lo que quieres para tu vida: tu definición de felicidad o la de los otros.

Para tomar esta decisión, comprende que los otros no saben qué cosas quieres y debes hacer, que responsabilidades y cuentas por pagar tienes pendientes, qué vida es la que has decidido que quieres llevar, o cuáles son tus metas. Así que si puedes, no los escuches, (por más bien-intencionados que suenen los consejos de otros), porque en cuanto a tu vida, ellos no saben nada más de lo que ven con su propia percepción y al final, quien debe decidir qué hacer y tomar responsabilidad de su vida, eres tú.

  • Acepta TODAS las partes de ti que has decidido disociar – u olvidar-, para ser más “aceptable”.

Todos hemos hecho esto (el ocultar u olvidar ciertas partes de nosotros) en algún punto. Y con aceptar no me refiero a que vayas a tu trabajo vestido con pantalones cortos, zapatos deportivos y una camiseta vieja, rota y usada… No me refiero a hacer cosas que puedan perjudicar tu vida o salud actual. Por el contrario, me refiero a que aprendas a amar aquellas partes de ti mismo que has disociado, las partes que ocultas, porque no sabes y tienes miedo de qué sucederá si las muestras.

Por ejemplo, si te gusta hacer bromas, por qué no empiezas a mostrarle ese lado gracioso de ti a tus amigos. Si tienes un pensamiento radical acerca de algo, por qué no comienzas a mostrarlo o a escribir acerca de aquellas cosas. Si has sufrido abusos, y ninguno de tus amigos lo sabe, ¿por qué no comienzas a contárselo en algún momento a tu amigo/a más cercano? Si te gusta el arte, la computación, la alfarería, el tejido, o cualquier otra cosa, por qué no comienzas a hacerlo? Todo eso constituye aceptarte, ya que alimentas aquellas partes de ti, que quieren vivir esas experiencias, que buscan ser vistas y nutridas por ti.

Aceptar significa: Aprender a amar todo tu ser, no solo aquello que resulta aceptable de acuerdo a tus estándares (o los de los demás).

#Aceptar: Aprender a #amar todo tu ser, no solo aquello que resulta aceptable de acuerdo a estándares sociales. Click Para Twittear

  • Descubre qué es lo que quieres hacer.

¿Qué es lo que te hace ser feliz? ¿Cuál es aquella cosa que otros te dicen que no persigas y, al escucharlos, te llenas de tristeza, decepción y desilusión, porque sientes que eso es lo que sueñas con hacer y los demás te desaniman?

Cada vez que alguien lo haga, solo piensa en esto: Muchas veces tenemos que intentar algo no para lograrlo y triunfar al hacerlo, sino para aprender y dejar de tener miedo a intentar. Créeme que quienes intentan, aunque “fallen” en apariencia, jamás se arrepienten de aquellas cosas que hicieron, de las experiencias que vivieron y que no salieron como esperaban. Por el contrario, se arrepienten de aquellas cosas que no hicieron, aquellas que dejaron a un lado. Así que comienza!

Te arrepentirás más de aquello que no hiciste, que de aquello que hiciste, incluso si no fue como esperabas. #conociendotumente Click Para Twittear

Tiempo de acción

Algo que debes comprender (estoy comprendiendo mientras escribo cada artículo, frase y, además, el libro que estoy escribiendo), es que, la única persona que puede hacerte feliz, eres tú mismo. No hay nadie, ni nada fuera de ti que pueda hacerte feliz o abrir esa caja de pandora que llevas dentro. La llave de tu felicidad y las respuestas las tienes tú mismo. Date permiso diciendo algo como:

YO, ____ decido olvidarme de las críticas y palabras / frases hirientes que he escuchado de otros y de mi misma/o durante años y, además, me otorgo el permiso respectivo para ser feliz“.

Después de que digas esto y, como ya va siendo hora de que notes aquello que te hace daño y que no sirve o cumple un propósito en tu vida, aquí está lo primero que debes hacer hoy:

  • Escribe en una lista de aquellas cosas que escuchas dentro de ti. De las cosas que te dices a ti mismo cuando no te va bien, te equivocas, las cosas no salen como quieres, no logras hacer/acabar aquello que te propusiste, etc.

Haz esto por una semana. Y cuéntame abajo cómo te fue o si ya lo has hecho!


Te deseo una vida en la que seas capaz de vivir lejos del sufrimiento (incluída tu baja autoestima y posible depresión), que te causan las críticas de otros y las tuyas propias.

Drea Duque Conociendo Tu Mente

Algunos enlaces que me encontré buscando investigaciones que respaldan lo que he vivido y te comparto:

Te gustó el artículo? Ayúdanos a compartirlo!

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Drea Duque

Drea es una mujer multi-apasionada, estudia Psicología, se dedica al diseño web & gráfico ya que paga sus cuentas -por ahora-, escribe, aprende ilustración, y practica el dibujo a diario. Drea también practica yoga, natación, meditación y mindfulness (pero no al mismo tiempo). Ella ama a los animales (en especial a los gatos), al igual que caminar, aprender y por supuesto: ¡responder preguntas acerca de la vida y la mente humana! Además, Drea vive una vida tranquila y feliz mientras espera los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Después de haber pasado por una serie de situaciones difíciles, Drea decidió crear este blog para hablar de la mente humana desde otro punto de vista: el de las experiencias personales. Así que, si ves su nombre en uno de los artículos, entiende que ella comprende muy bien lo que te sucede en este momento. Puedes conectar con Drea en redes sociales!

4 ComentariosDéjanos tu Comentario

  • La critica como arma de doble filo nos ayuda a mejorar ciertos aspectos de nosotros mismos que a veces no alcanzamos a ver, por el otro lado, también destruye nuestra propia confianza, crea dudas sobre nosotros mismos y merma radicalmente nuestra vida….. Personalmente he llegado a ver que la critica y autocrítica esta presente en cada aspecto de nuestra vida, y a nuestra vida les sobra criticones, sobre todo cuando hemos elegido el “lado obscuro” decidiendo ser honestos con nuestra vida y nuestras convicciones, entiéndase vivir a nuestra manera y no al ritmo que marca la sociedad… Encuentro muy lógico y real todo lo que has escrito y lo resumiria en un sencillo ” Ten confianza y en ti, y considérate independiente de los demás”…
    Gracias estimada Drea por tu artículo….

    • Hola Albert!

      Pues si! La crítica es un arma de doble filo. Supongo que también tiene mucho que ver con la manera en cómo se diga y en cómo se reciba por parte de la persona que la escucha. Puede llegar a destruir nuestra confianza (como tu dices) o puede ayudarnos. Es como el otro día me dijo alguien en la cuenta de Instagram de Conociendo Tu Mente: “las críticas me afectan dependiendo de la crítica, si es una crítica constructiva la escucho, si por el contrario es una crítica que solo busca dañarme la intento ignorar y seguir con mi vida”.

      Nunca es fácil recibir críticas (ni auto-críticas, esas son las peores), pero es mejor verles el lado amable, intentar aprender de ellas y reforzar tus convicciones y las razones por las cuales haces aquello que haces.

      Gracias a ti amigo querido por siempre leerme y darme tu feedback.

      Un abrazo,

      Drea 💚 🙂

    • Hola Alyna

      Pienso que si, de hecho uno de los motivos por los que sufrimos del perfeccionismo (en lugar de simplemente hacer lo mejor que podamos hacer), es por las constantes críticas que recibimos a lo largo de la vida por parte de otras personas, y que ahora probablemente recibimos de nosotros mismos. Sentimos que “nada es suficiente”, aunque intentemos siempre hacer lo mejor, no logramos sentir que lo hacemos, y seguimos en el ciclo en el que nada nunca está acabado y nada nunca es suficiente.

      Si eres perfeccionista, tal vez te sirva leer este artículo: https://www.conociendotumente.com/articulos/perfeccionismo-como-dejarlo-ir/

      Un abrazo!

      Drea 💚 🙂

Danos tú opinión!

Tu correo no será visible para nadie. Los campos obligatorios están marcados *