La ilusión del Control y Cómo Dejarla Ir

A pesar de que es EVIDENTE que no podemos controlarlo todo (digo evidente pues me parece que está claro que el control es una ilusión), también está claro que no podemos evitar intentarlo. Después de todo somos humanos no? La vida (más bien la sociedad, la cultura en la que vivimos), nos pone en situaciones de “alto riesgo” de forma continua. Nos hace creer que si lo controlamos todo a nuestro alrededor, lograremos evitar que cosas malas o innecesarias sucedan, pero es en verdad así? No, no lo es.

Por más que lo intentemos, y nos encante pensar que tenemos el control, no podemos controlar nada de la vida que tenemos; por ejemplo:

  • NO existe el “trabajo seguro”. Por más que pienses que lo es, en cualquier momento podrían despedirte sin previo aviso y te tocaría comenzar otra vez.
  • No hay salud comprada. Tal vez cuentas con salud ahora, pero no tienes manera de saber que pasará en 3, 6, 9 o 12 meses o años.
  • Muchos planes no llegan a suceder nunca. Un ejemplo: esta Navidad mi cena fue comida china y mi compañía Netflix y mi gato, debido a que no pude viajar a ver a mi familia por un problema de última hora.
  • Tus niños y tus mascotas hacen lo que ellos quieren. Por más que intentes que se comporten “como deben”, no se orinen dentro de la casa, dejen todos sus juguetes desordenados o marquen su territorio en los muebles de tu sala, ellos harán lo que quieran.
  • Tus empleados o tu equipo de trabajo tienen motivaciones propias. Así quieras que hagan lo que tú dices, cómo lo dices, sin excepción, y “sin chistar”, son seres humanos complejos que se manejan de formas que probablemente nunca logres entender.
  • Fiestas, eventos, proyectos quedarán en el olvido. Y tú los planeas como si tuviéses el control total. Por ejemplo, recuerdo a uno de mis ex-jefes, (un empresario independiente), quien nos recordaba constantemente que su plan de negocios para 5 años se había vuelto de 10; se salió de su control debido a la cantidad de “eventos inesperados” que habían ocurrido en la marcha del proyecto.

Por supuesto, no podemos cambiar las cosas, porque no contamos con “super poderes” de manipulación del mundo. Como ser pensante ya sabes esto, ¿cierto? Entonces, lo difícil no es saber que no puedes controlar las cosas, lo más complejo es aceptar que, sin importar lo que hagas, la última palabra en tu vida no es tuya.

Después de todo es comprensible mantener esta “obsesión”, es muy de humanos el seguir “cegado” con la ilusión. Ya que si la dejamos, ¿qué nos queda? ¿Cómo podemos vivir entre este caos? ¿Cómo vivimos en esta sociedad en la que parece que no hay salida sin importar a dónde veamos?

Ahora… Sabes por qué amo a los animales no humanos? Porque he aprendido mucho de ellos.

Piensa en un gato. Un gato vive en un lugar caótico (una ciudad, un campo, una montaña) que no puede controlar, al igual que todos nosotros. El gato, a diferencia de nosotros, no ve a través de la ilusión de que controla el mundo en el que vive; el gato intenta marcar su territorio a diario para que sus posibles “enemigos” sepan que ese territorio es suyo, pero sabe que no puede hacer más que eso. Cuando el gato tiene hambre, busca comida, cuando tiene sueño, duerme, si quiere jugar lo hace, si necesita algo, lo busca. No vive pensando en el mañana, vive en el presente. No se preocupa por el resto de seres a su alrededor.  Tampoco trata de controlar el mundo que le rodea.

No somos mejores que ese gato, sin embargo, como humanos con un lóbulo frontal lleno de conexiones neuronales, creamos esa necesidad de control y con esto, la gran ilusión de control.

Ahora: ¿Quieres cambiar? ¿Quieres dejar ir esa ilusión de control de tu vida?

Si es así, simplemente deja ir esa necesidad, ese pensamiento. Aprende a conectarte contigo mismo. Aprende a ser más como un animal, aprende a ser como un gato, como un pez.

Cada vez que te encuentres en medio del caos, deja ir la necesidad de controlarlo. Recuerda que así intentes agarrarlo, no lo lograrás. Toma consciencia de ese momento, experimenta esa sensación; deja ir la ilusión de controlar el resultado, intenta abrirte al flujo de la vida tal y como viene.

Si decides dejarte fluir con la vida y liberarte de la necesidad de control que probablemente comenzó en tu infancia, con alguno de tus padres o figuras de autoridad, comenzarás a vivir una vida completamente diferente.

Una vez que te decidas a dejar la Ilusión del Control:

  • Vas a comenzar a hacer aquello que te hace sentir vivo.
  • Vas a dejar de planear las cosas (planes que nunca se cumplen), y solo harás lo que quieres hacer.
  • Dejarás de preocuparte por el futuro y comenzarás a vivir en el momento, en el presente.
  • Dejarás de enojarte con las personas que te rodean y de tratar de controlarlas, y comenzarás a ser más paciente con ellos.
  • Comenzarás a confiar más en ti mismo. A luchar por lo que quieres hacer, por aquello que te apasiona.
  • Aprenderás a aceptar el mundo como es, en lugar de sentir solamente estrés e ira por vivir en el.
  • Dejarás de tener altas expectativas sobre tí mismo que solo te estresan y desilusionan continuamente.

Sé que no es “muy de psicólogos” hablar de estos temas. Sé que puede sonar más a “new age” o cualquiera de esas nuevas maneras de ver la vida, tal vez incluso puede parecer demasiado “pasivo”, o utópico debido al mundo en el que vivimos (una cultura agresiva, productiva y orientada a objetivos).

Y si así lo piensas, está totalmente bien. Este tipo de perspectiva NO es para todos, y esa variedad en el mundo es lo que hace el mundo más hermoso. Sin embargo, recuerda que, la ilusión de control es una de las cosas que te hace sentir infeliz y/o frustrado. Así que, espero puedas aprender a vivir de esta manera, sentirás una gran libertad de vivir en el mundo.

En resumen:

  • Despierta y deja la ilusión del control. Recuerda que mientras no la dejes ir, es ella quien te controla a ti.
  • Comienza a sentir el flujo de las cosas, de la vida. Cada vez que sientas esa necesidad de controlar las cosas, solo déjala ir.
  • Vive.

Que tengas una increíble vida.

Drea


Lecturas extras:

Te gustó el artículo? Ayúdanos a compartirlo!

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Drea Duque

Drea es una mujer multi-apasionada, estudia Psicología, se dedica al diseño web & gráfico ya que paga sus cuentas -por ahora-, escribe, aprende ilustración, y practica el dibujo a diario. Drea también practica yoga, natación, meditación y mindfulness (pero no al mismo tiempo). Ella ama a los animales (en especial a los gatos), al igual que caminar, aprender y por supuesto: ¡responder preguntas acerca de la vida y la mente humana! Además, Drea vive una vida tranquila y feliz mientras espera los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Después de haber pasado por una serie de situaciones difíciles, Drea decidió crear este blog para hablar de la mente humana desde otro punto de vista: el de las experiencias personales. Así que, si ves su nombre en uno de los artículos, entiende que ella comprende muy bien lo que te sucede en este momento. Puedes conectar con Drea en redes sociales!

2 ComentariosDéjanos tu Comentario

  • Completamente de acuerdo, una vez que dices: No me importa, se acabó el estrés… claro que no digo que a uno no debe importarle nada, sino más bien no debe importarte tratar de controlar todo lo que sucede en todos los campos de la vida y hasta planear los resultados … ufff no, eso no es vida… Gracias!

    • Hola Alicia. Es verdad. Una vez que dejamos ir esa necesidad de controlar las cosas, la vida, las relaciones, los eventos nos sentimos mucho más libres y estamos más alejados del estrés. Ojalá pudiéramos hacer eso en todos aspectos de nuestra vida. Supongo eso se dará poco a poco.
      Un abrazo desde Ecuador.
      🙂

Danos tú opinión!

Tu correo no será visible para nadie. Los campos obligatorios están marcados *