Cambio es Agotador - Conociendo tu Mente

El cambio es agotador. Sin duda alguna lo es, esto es un hecho. Y contrario a lo que las personas piensan, no se trata solamente de “buena voluntad”, “fuerza interior” o la falta de estas. El cambio es agotador porque tenemos que cambiar (literalmente) nuestro cerebro para que este cambio ocurra y que se quede “pegado” dentro de nosotros (es decir que podamos mantenerlo por un tiempo considerable o a largo plazo). Esto que te cuento a continuación, responde a la pregunta: ¿Por qué no puedes cambiar? Sigue leyendo si eres de los que se “rinde fácilmente”. Te darás cuenta de qué es lo que en verdad te sucede.

El cambio no puede ser forzado en nadie, ni siquiera en ti mismo. No importa toda la fuerza de voluntad que pongas, no lo vas a lograr hasta que entiendas que:

No, el motivo no es pereza.

No es tu “falta de constancia”.

No es que “no puedes lograrlo”.

No es que no seas lo “suficientemente disciplinado”.

No, el motivo tampoco es que no tienes fuerza, eres débil, no lo “deseas lo suficiente”, ni ninguna cosa que hayas leído anteriormente.

La razón por la que no puedes cambiar, es que el cambio ocupa demasiada energía y esfuerzo. El cambio a largo plazo requiere que te estes auto-controlando y auto-regulando contínuamente, y eso hace que después de varios días te rindas.

Ahora, ¿Cuáles son algunos de los cambios que normalmente quieres hacer?

  • Crear un hábito a diario sin lograrlo. Por ejemplo: meditar, salir a correr, desayunar a diario, comer sano, levantarte temprano (o más temprano), sacar al perro a caminar, o uno más extremo: convertirte en padre/madre con toda la carga emocional y física que eso conlleva. En resumen es: Aumentar, aumentar, aumentar. ¿Ves el problema?
  • Dejar un hábito que consideras es “malo” para ti. Por ejemplo: dejar la comida chatarra, dejar de comer grasas, no comer más papas fritas, no fumar más, dejar de tomar los fines de semana, reducir la cerveza, alejarte de las malas compañías. En resumen: Dejar, dejar, dejar ¿Ves el problema?

El problema en los primeros ejemplos, es que normalmente tiendes a intentar cambiar TODA tu vida de una vez. Sumas tantas cosas a tu rutina que tu mente ya no puede más con el estrés y el autocontrol que tiene que mantener para lograr todos estos cambios. Tu “nueva y mejorada” rutina se vuelve una pesadilla, tu cerebro sufre y lo dejas. Porque honestamente: ¿quién quiere sufrir?

El problema en los segundos ejemplos es que sentimos la pérdida de algo que es importante para nosotros. Sentimos carencia. La palabra “dejar” o “debería dejar” hace que sientas un estado de carencia, como si no pudieras tener “nunca más” lo que quieres o deseas. Al remover la conducta totalmente, tu organismo se estresa, y empieza a desear (necesitar) lo que no puede tener. Y justo ahí pierdes el control y el cambio se termina.

El #autocontrol utiliza demasiada energía. Click Para Twittear

No eres al único al que esto le sucede. Así que no te preocupes que no estás solo.

“No es falta de capacidad, es que el cambio es agotador…”

Tu mente y cuerpo “han decidido” que cambiar no vale la pena. Es decir que la “falta de capacidad” que piensas que tienes para cambiar es sinónimo de cansancio mental (e incluso físico). Y aunque no lo creas, la ciencia respalda lo que digo.

¿Y que pasa con la motivación para cambiar?

Si piensas que estar super-motivado te va a ayudar, piensa nuevamente.

El cambio es agotador SIN importar el nivel de motivación que tengas. Tu mente (cerebro) y sus mapas mentales están muy arraigados dentro de ti. Tus condicionamientos, ideas y hábitos hacen que por más que “pelees”, pierdas la pelea en contra de tí mismo continuamente. ¿Por qué? Porque para  lograr un cambio, el esfuerzo cognitivo que tienes que hacer es constante.

Este esfuerzo es equivalente a si por ejemplo estuvieras aprendiendo algo nuevo 24/7, sin descansar para nada más que dormir. ¿Qué sucede si intentas esto? Te cansas, te quemas, explotas y tienes un “día de locos” en el que te emborrachas y haces cosas cosas que no querías hacer, comes todo lo que no querías comer, fumas en un día más de lo que hubieras fumado en una semana, etc.

De la misma manera, apegarte a una rutina nueva, mantener un cambio a largo plazo o hacer un “cambio total de vida” requieren incluso mayor cantidad de energía, lo que resulta abrumador para tu mente y cuerpo.

Debes comprender que la Resistencia te va a golpear muy fuerte a menos que lo hagas despacio y de una manera en que no represente una amenaza para ti, tu mente o tu cuerpo.

¿Por qué?

Porque tu organismo tiene una infinidad de “sistemas” internos. Una vez que un sistema es alterado (por ejemplo al cambiar tu rutina de la mañana), el esfuerzo requerido es grande. Al sustituir comportamientos nuevos por comportamientos antiguos (que son más cómodos y gastan menos energía), atentas en contra de ti mismo y estos sistemas.

Es decir que estás cambiando sistemas internos ya establecidos. Tu organismo los disfruta y va a “pelar contigo” para reducir el gasto “innecesario” de energía.

El cambio es agotador no porque una persona sea perezosa, sino porque el #cambio toma mayor cantidad de #energía de la que nos imaginamos. Click Para Twittear

Si el cambio es agotador, ¿qué puedes hacer para cambiar?

De entre las cosas más interesantes que me encontré, fue este estudio realizado con 872 personas. Estas personas ayudaron a varios científicos (Carlo DiClemente, PhD, and James O. Prochaska, PhD), a identificar los pasos para lograr un cambio (según la ciencia).

El estudio se trataba de cómo cambiar un comportamiento poco sano. En este estudio, estos científicos investigaron las 5 etapas del cambio (llamado Modelo Transteórico del Cambio). Las etapas son:

  1. Precontemplación, las personas se preparan para comenzar el proceso.
  2. Contemplación, mayor probabilidad de que las personas respondieran a comentarios (feedback) e información para educarles.
  3. Preparación, compromiso para cambiar y búsqueda de un plan de acción sustentable.
  4. y 5. Acción y Mantenimiento, se cambian activamente los hábitos y ambientes. Se ajusta el plan de acción y se utilizan reforzadores.

Este estudio se realizó con un solo hábito. Y aún así, muchas personas tuvieron que volver a la etapa de contemplación (etapa 2). Imagínate lo difícil que es cambiar “todo a la vez”. Lo único que logras si lo haces, es sobrecargar tu mente y tu cuerpo.

Así que, si el cambio es agotador, PERO puedes utilizar la ciencia y realizar algunos ajustes:

  • Primero que nada… infórmate. La información te dará una base por la cuál comenzar. Te dará pautas y sabrás qué esperar. Esto reduce la ansiedad y el estrés que vas a sufrir al realizar el cambio.
  • Haz una cosa a la vez, ve paso a paso. Si quieres cambiar en varios aspectos de tu vida, escoge uno, hazlo por un mes o dos y cuando sea normal o rutinario para ti, entonces agrega otro más. Recuerda que hay que cambiar poco a poco y teniendo un objetivo (solo uno) en la mente.
  • Cuidate del estado de “carencia”. Este estado lo creas cuando te niegas algo que tu cuerpo está acostumbrado a recibir. Reduce la cantidad, reduce la frecuencia, pero no le quites a tu mente y cuerpo algo a lo que ya está acostumbrado a recibir totalmente. Esto solo te estresará. Dile a tu cuerpo y mente que puede tener eso cuando quiera (aunque no sea así). Esto reducirá la ansiedad.
  • Encuentra a alguien que te motive. Un compañero, amigo, una comunidad, etc.  El cambio es más fácil cuando no estás solo.
  • Cambia los “debería”, “voy a dejar de”, “tengo que hacer”, por frases como: “Elijo hacer esto”, “Quiero hacer esto”, etc.
  • Toma descansos de tu nueva rutina o hábito. Eso evitará que te quemes y que te aburras de ella. Y así evitas la culpa y reduces los días en los que no puedes parar de ser “el antiguo tú”.
  • Crea un “plan de contingencia“. Este te dará dirección, motivación y un camino concreto para cuando “falles”. Así la caída y el volver a tu “cambio” será mucho más llevadero.
  • Celebra los “pequeños” triunfos. Estos son los más importantes. Si logras cambiar por un día, celebra contigo mismo y felicítate. Siéntete orgulloso de quien eres y de lo que has logrado.
  • El más importante: ¡¡¡Disfruta del cambio!!!  Si no disfrutas de algo, aunque te haga bien, no vale la pena. Así que aprende a disfrutarlo, a verle el lado bueno y positivo. 🙂

Te deseo una vida en la que el cambio te sea “sencillo” y en la que no necesites volver a viejos hábitos que te hagan daño.

Drea


Información acerca de por qué el cambio es agotador y que te pueden servir para cambiar:

  • http://www.apa.org/research/action/understand.aspx
  • https://academic.oup.com/gerontologist/article/39/4/473/550199
  • https://www.youtube.com/watch?v=RpiDWeRN4UA
  • http://smarteradvantageltc.com/works/itunes-dark/
  • https://www.fastcompany.com/1635035/why-change-so-hard-self-control-exhaustible
  • https://business-digest.eu/en/2013/10/08/what-can-you-do-when-change-is-exhausting-your-teams/
  • https://www.forbes.com/sites/johnkotter/2011/09/15/can-i-use-this-method-for-change-in-my-organization/#36fd549f1ce6
  • http://wellspringssolutions.com/2016/09/14/relationship-change-is-exhausting-and-invigorating-just-like-moving/
  • https://www.exkalibur.com/change-is-exhausting/
  • https://www.psychologytoday.com/articles/200209/the-10-rules-change
  • https://news.stanford.edu/2017/10/06/change-behaviors-changing-perception-normal/

Te gustó el artículo? Ayúdanos a compartirlo!
         

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Drea Duque

Drea es una mujer multi-apasionada, estudia Psicología, se dedica al diseño web & gráfico ya que paga sus cuentas -por ahora-, escribe, aprende ilustración, y practica el dibujo a diario. Drea también practica yoga, natación, meditación y mindfulness (pero no al mismo tiempo). Ella ama a los animales (en especial a los gatos), al igual que caminar, aprender y por supuesto: ¡responder preguntas acerca de la vida y la mente humana! Además, Drea vive una vida tranquila y feliz mientras espera los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Después de haber pasado por una serie de situaciones difíciles, Drea decidió crear este blog para hablar de la mente humana desde otro punto de vista: el de las experiencias personales. Así que, si ves su nombre en uno de los artículos, entiende que ella comprende muy bien lo que te sucede en este momento. Puedes conectar con Drea en redes sociales!

2 ComentariosDéjanos tu Comentario

  • Podemos echar la culpa a Piaget y su teoría de acomodación? Nos tardaremos años en lograr desacomodar lo que por años se acomodó!!!! 😉 AGOTADOR ciertamente pero no imposible!!!

    • Hola Ely
      Por supuesto que podemos hecharle la culpa a Piaget 😉 , a la vida o incluso a la psicología…
      ¿Pero qué tal si para cambiar un poco las cosas nos hacemos responsables de nuestra propia vida?
      Pienso que lo dices a manera de broma, pero de todas formas, considero que cambiar es posible si es que estamos conscientes de lo que nos está sucediendo, y, sobre todo, si nos informamos y vamos paso a paso con este cambio que queremos lograr.
      Hay que aprovechar para hacer lo que nos gusta y hace felices, cambiar es agotador, pero como dices, no es imposible.
      Un abrazo desde Ecuador
      Drea

Danos tú opinión!

Tu correo no será visible para nadie. Los campos obligatorios están marcados *