Biología del Amor - C Tu Mente

¿Has sentido amor? Si dijiste que sí, dime… ¿Qué es el amor?

Si eres capaz de responder esta pregunta, probablemente has tenido la suerte de sentir amor en tu vida, y eso es algo que muchas personas envidiarían. Por mi parte, quienes me conocen, saben que no soy -para nada- una romántica. Sin embargo, siempre sentí curiosidad por comprender cómo funcionaba el amor en nuestro organismo. Qué era lo que sucedía en nuestro cerebro que hacía que nos comportemos de una u otra forma sin siquiera saber qué era lo que pasaba o por qué de pronto nuestro comportamiento cambiaba tanto! 

Así que, bueno… hablar de amor no se me hace muy fácil (incluso si hablamos acerca de su parte biológica).

Supongo que no soy la única, ya que usualmente al hablar de amor las personas tendemos a contar un montón de historias devastadoras que nos han dejado con el corazón roto, a describir aquel compañero/a de vida que desearíamos haber tenido o simplemente hablar de aquellas cosas de las cuales nos arrepentimos a lo largo de nuestra vida. No pretendo hacer nada de eso, pues para mi el amor es diferente. Y honestamente, las historias de corazones rotos no van conmigo.

Sin embargo (y a pesar del romanticismo que puede percibirse como derivado de esta declaración), pienso en el amor como un maestro que tiene la capacidad de enseñarnos a apreciar lo que tenemos, vivimos y hacemos. El maestro amor nos ayuda a crecer y a ver en otros el por qué la vida vale la pena. Nos enseña a apreciar aquello que somos, que sentimos, que vivimos y, por supuesto, los neurotransmisores y las hormonas están involucradas. 🙂

El #amor es un #maestro que tiene la capacidad de enseñarnos a apreciar lo que tenemos, vivimos y hacemos. Click Para Twittear

Biológicamente hablando, el amor se dá en nuestros cerebros, en realidad no está en el corazón, pero se siente en este cuando nos lastiman (sentimos que nos duele). También, el amor y las sustancias que lo componen nos brindan sensaciones increíbles que nos ayudan y enseñan a amarnos y amar a quienes nos rodean.

Estas tres sustancias que forman parte del Amor (que lo hacen posible), te hacen capaz de sentir dentro de ti esa sensación de completud ideal. Te sientes lleno, feliz, tranquilo. Logras además, sentir paz, alegría, felicidad y muchas más emociones encontradas al mismo tiempo. De cierta forma, la sensación de amar es un sinónimo de bienestar.

La sensación de #amar es un sinónimo de #bienestar Click Para Twittear

Como me he enamorado (varias veces), y además he tenido otros tipos de relaciones (familiares, amistades, etc), puedo decir, con seguridad que he sentido varios tipos de amor:

  • Apasionado y Loco,
  • Puro,
  • Seguro,
  • Por conveniencia,
  • Y, el más importante: Amor Propio.

De seguro hay muchos más, pero esos son los que conozco hasta ahora. Ya que comprendimos de qué tipos de amor hablamos…

… ¿Cuáles son esas sustancias que nos hacen sentir amor?

Cerebro Enamorado - Amor en Tu MenteBiológicamente hablando, el amor es aquello que sucede cuando la oxitocina, dopamina y serotonina (e incluso la epinefrina y vasopresina), se mezclan o aparecen en diferentes momentos dentro de nosotros (de nuestro organismo) y producen  varios “tipos de amor”, o expresiones de este.

Es el amor el que libera estos compuestos químicos, es por eso que cuando nos enamoramos sentimos placer, energía y una increíble  felicidad por el solo hecho de estar vivos. Esto quiere decir que el amor se produce en nuestro cerebro.

El amor biológico y esta liberación de neurotransmisores y hormonas nos sirve (como miembros del reino animal) para ahorrar tiempo y energía (estamos programados para esto). Por otro lado, estos neuroquímicos evolucionaron para mejorar nuestras posibilidades de supervivencia y reproducción en un medio hostil (como es el planeta tierra, y por supuesto la sociedad en la que vivimos).

Por ejemplo, la famosa oxitocina (de la que seguro has escuchado), es una hormona (y un neurotransmisor), creada por la glándula pituitaria, y regulada por las células del hipotálamo.

La oxitocina es conocida como “la hormona del amor” en la mayoría de lugares. ¿Por qué? Porque nos da tranquilidad, genera apego y confianza y nos “empuja” para que tengamos relaciones a largo plazo haciendo que estas sean monógamas (en la mayoría de los casos, ya que muchas personas no lo son aunque estén comprometidos con una relación).  La oxitocina es producida en nuestros cerebros cuando tenemos relaciones sexuales, nos besamos y tocamos a la pareja a la que amamos.

La #oxitocina es conocida como la hormona del #amor, porque nos da tranquilidad, genera apego y confianza y nos empuja a mantener #relaciones a largo plazo. Click Para Twittear

La oxitocina además regula la interacción social, la afectividad, la ternura, la reproducción, el vínculo materno-infantil y la la liberación de la leche durante la lactancia. También nos ayuda a superar el temor en las relaciones (pues es liberada cuando estamos creando la relación) y a regular la generosidad, el orgasmo y la empatía por quienes están en situaciones difíciles. Supongo es por esto que al sentir empatía por alguien que se encuentra en una situación difícil, buscamos ayudarla/lo.

Por otro lado, la serotonina es la que controla nuestra conducta durante el enamoramiento. Por ejemplo, la primera vez que nos enamoramos, los niveles de serotonina bajan y tenemos pensamientos “obsesivos” acerca de nuestra pareja (no podemos dejar de pensar en esta pues nuestro cerebro se enfoca excesivamente en quien es nuestro “nuevo amor”), y estos pensamientos van unidos al amor romántico que se va desarrollando.

Por último, la dopamina es aquel neurotransmisor que llena nuestro cerebro cuando nos enamoramos por primera vez; asumo que por eso es que el primer amor es siempre tan intenso, tan lleno de experiencias inolvidables, tan lleno de locuras y de vida.

Elefantes en Pareja Enamorados IlustraciónLa dopamina es la encargada de unirnos con el otro (aquel ser que deseamos tener en nuestra vida); logra cumplir esta función creando un enlace entre este / esta y el placer. Por lo que este vínculo despierta en nosotros una extraña adicción. La dopamina de hecho es adictiva (es por esto que comer, beber, fumar, subir fotografías a redes sociales para obtener “me gusta” o usar drogas “recreativas” también es adictivo, la liberación de dopamina con estas actividades es enorme). Y por supuesto, es por culpa de la dopamina que cuando nos enamoramos sentimos una gran energía y euforia.

La #dopamina es la encargada de unirnos con el otro en el #amor. Click Para Twittear

Cabe aclarar que nada de esto es una ley y es muy probable que en algún momento científicos descubran que los neurotransmisores funcionan de manera diferente. Uno nunca sabe y, de cierta forma, esto es lo que hace a la ciencia divertida ¡que siempre encuentra nuevas maneras de sorprendernos con información nueva! 

Así que, de acuerdo a lo que sabemos hasta ahora, los neurotransmisores nos ciegan al amor. Se burlan de nosotros cual maestro de cientos de miles de años, que conoce más acerca de qué hacer, por qué hacerlo y hacia dónde llevarnos para seguir con vida en una existencia, que gracias a la reproducción, no tiene fin.


Te deseo una vida llena de amor, en la que seas capaz de no solo encontrarlo en otra persona, sino de llenarte de neurotransmisores y hormonas en tu organismo por la persona más importante de tu vida: Tú Mismo.

Drea 💚


Como siempre, eres bienvenido a dejar tu comentario en la sección de abajo! Ya sabes que nos encanta cuando compartes tu opinión con nosotros! 🙂


Referencias y más lecturas interesantes:

Te gustó el artículo? Ayúdanos a compartirlo!

Artículos Relacionados:

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Drea Duque

Drea es una mujer multi-apasionada, estudia Psicología, se dedica al diseño web & gráfico ya que paga sus cuentas -por ahora-, escribe, aprende ilustración, y practica el dibujo a diario. Drea también practica yoga, natación, meditación y mindfulness (pero no al mismo tiempo). Ella ama a los animales (en especial a los gatos), al igual que caminar, aprender y por supuesto: ¡responder preguntas acerca de la vida y la mente humana! Además, Drea vive una vida tranquila y feliz mientras espera los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Después de haber pasado por una serie de situaciones difíciles, Drea decidió crear este blog para hablar de la mente humana desde otro punto de vista: el de las experiencias personales. Así que, si ves su nombre en uno de los artículos, entiende que ella comprende muy bien lo que te sucede en este momento. Puedes conectar con Drea en redes sociales!

4 ComentariosDéjanos tu Comentario

Danos tú opinión!

Tu correo no será visible para nadie. Los campos obligatorios están marcados *