Causas Biológicas de la depresión - Conociendo Tu Mente

Qué causa depresión? (Parte I) | Causas biológicas de la depresión

Antes de empezar con el artículo en sí, quiero contarles algo: cada vez que he tenido que buscar información sobre las causas de la depresión, me he encontrado una y otra vez con las mismas frases:

“La depresión está causada por un desbalance bioquímico, y por una serie de factores”.

“La depresión no es causada por un solo motivo.”

“La depresión está causada por una falta de producción de serotonina”

Y ya, fin de la historia…

Lo que quiero decir es que, a pesar de que esto es correcto, resulta molesto que la información relevante sobre las causas de la depresión se resuma a tres simples frases repetidas una y otra vez en varios artículos. Claro que esto no sucede en todos los casos, pero sí en muchos.

Es por eso que decidí crear un artículo que explique las causas de la depresión. Me ha tomado varios días el recopilar esta información (debido a que no es lo único que hago), y además, tiempo para que mi editora la revise.

En mi ingenuidad, pensé que todo podría caber en unas 1000 palabras, sin embargo me encontré con que, después de editarlo, tenía alrededor de 4000. Así que, como no puedo publicar todo en un solo enlace, lo he dividido en 3 partes. La primera parte está a continuación. He intentado ser lo más breve posible. Espero les sea de utilidad.


 

La depresión no tiene una sola causa. Generalmente es multicausal, es decir que las causas de la depresión son varias, y que existe más de un motivo para que una persona la desarrolle.

Generalmente una depresión indica que la vida de la persona (es decir tú vida), está fuera de balance, y que se debe trabajar para encontrar la causa de este desbalance. Usualmente (no en todos los casos), la causa es  psicológica.

En el “corazón” de la depresión muchas veces se encuentra el odio, el miedo al rechazo o al abandono, la ira, la rabia, el resentimiento, la desesperanza, el desaliento, el duelo no resuelto, el escepticismo, la pérdida de la espiritualidad o fe… entre muchas otras.

En los siguientes artículos, vamos a revisar juntos una lista de factores que desde varios puntos de vista pueden ser causas de la depresión. Es mucho más sencillo comprender de esta manera.

Causas de la depresión, biológicamente hablando:

Las causas biológicas de la depresión se pueden resumir así:

  • Vulnerabilidad biológica y herencia.

Algunos tipos de depresión suelen presentarse en una misma familia, lo que significa que existe una correlación (conexión), entre la depresión y la herencia. Sin embargo, una vulnerabilidad biológica (como se tiende a llamar), no necesariamente se traduce en depresión a menos que las condiciones ambientales lo favorezcan; por ejemplo, si has sufrido abuso infantil o has vivido demasiado estrés durante tu infancia, podrías tener tendencia a desarrollar depresión, pero esto no significa que la tengas o la vayas a desarrollar de forma obligatoria. Por el contrario, si creciste en un ambiente saludable, puedes tener la predisposición genética (el “gen” que contiene la depresión por así decirlo), pero puede que nunca llegues a desarrollar esta condición. Así que, es igual que con otras muchas condiciones fisiológicas (físicas).

Por otro lado, puedes tener depresión sin que necesariamente otro miembro de tu familia la tenga. Es decir: existe una conexión biológica. Sin embargo, esta conexión no explica la depresión en todos los casos en los que la depresión aparece.

  • Disfunciones en la neurotransmisión cerebral.

En este caso, la depresión o la inexistencia de la misma, puede deberse a déficits o exceso de neurotransmisores en tu cerebro, a que existan problemas en la recepción del neurotransmisor en la sinapsis, o bien, a una reducción de los transportadores de proteínas de serotonina (encargada de generar la sensación de bienestar y de regular el humor), y de dopamina (encargada de la motivación y el placer). Esta hipótesis resulta interesante, sin embargo, actualmente existen algunos científicos estudiando su validez (es decir que están buscando evidencias para desacreditarla).

  • Diferencias en la estructura cerebral.

Tus emociones son reguladas por diversas estructuras cerebrales como: la región pre-frontal, el hipocampo y la amígdala y, a lo largo de los años, los investigadores han encontrado diferencias en estas estructuras cerebrales entre quienes tienen tendencia a la depresión y quienes no.

Por ejemplo, las personas con tendencia a la depresión poseen (en algunos casos) un hipocampo 15% más pequeño que las personas cuya tendencia a la depresión es inexistente (Farley, 2004). En apariencia, el tamaño del hipocampo (tu estructura cerebral encargada del procesamiento de la memoria a largo plazo y del procesamiento de la información), también está relacionado con la duración de la depresión, pues cuando los niveles de la hormona del estrés (cortisol) son altos, el crecimiento de las células nerviosas en esta parte del cerebro se reduce significativamente.

Otros estudios también han demostrado que la amígdala (región del sistema límbico que se encarga de regular las emociones), es más grande o más activa en personas deprimidas o con tendencia a la depresión.

Además, las otras estructuras en las que se encuentran diferencias son las neuronas, las cuales son extrañamente pequeñas en personas con depresión o que tienen tendencia a desarrollarla.

También se ha encontrado menor cantidad de células gliales en el córtex pre-frontal en personas deprimidas, lo cual podría explicar el porqué existen pensamientos negativos y ciertos patrones repetitivos en personas con depresión. (Beck, et al. 2009).

  • Niveles de cortisol anormales (altos).

El cortisol, en condiciones normales, hace que el metabolismo de hidratos de carbono y el sistema inmunológico estén regulados, impide la liberación de sustancias en el cuerpo que causan inflamación y, además, mantiene la presión arterial en niveles normales. Sin embargo, es generado en proporciones anormales (altas) cuando existen situaciones demasiado estresantes de manera continua en tu vida.

Si sufres de depresión, los niveles de cortisol en tu sangre pueden ser significativamente más altos y la recuperación de la misma (al igual que la recuperación de otras enfermedades), tomará más tiempo si estos niveles no son suprimidos (Reus, 1988).

Por supuesto, no se registran niveles altos de cortisol en todos los casos en que las personas están deprimidas, así que no se puede afirmar que porque una persona está estresada es más proclive a desarrollar depresión por estrés. Los niveles de tolerancia al estrés y las estrategias de afrontamiento utilizadas para eventos estresantes son muy diferentes en cada persona y, por ende, no se puede generalizar.

  • Vivir con una enfermedad crónica o incurable o con un desbalance hormonal.

Enfermedades crónicas o incurables pueden causar depresión y, como ya se mencionó anteriormente, la depresión puede alargar el período de recuperación y/o causar que la persona no realice el tratamiento de la manera adecuada, empeorando la situación y la enfermedad física existente.

  • Niveles elevados de inflamación

De acuerdo a un reciente meta-análisis, los niveles elevados de inflamación contribuyen a la resistencia al tratamiento de la depresión (Strawbridge et al. 2015). Es decir que, si la inflamación es persistente la depresión será resistente al tratamiento.

Otras investigaciones también sugieren que las enfermedades crónicas que producen inflamación en ciertos órganos también la producen en ciertas áreas del cerebro, y este efecto puede desencadenar una depresión y evitar que los síntomas de la misma remitan rápidamente. Por supuesto hacen falta más estudios al respecto, pero esta podría ser una explicación del porqué la depresión en algunas personas es tan “resistente al tratamiento”.

Como puedes ver, las posibles causas biológicas de la depresión son variadas, la depresión biológicamente hablando no se debe a una sola cosa.

Otra cosa que es importante aclarar es que, de ninguna manera significa que a vas tener depresión solamente porque sufres de estrés, tus estructuras cerebrales son diferentes o porque en tu familia algunas personas la tienen. La depresión es como cualquier otra condición y se desarrolla debido a varios motivos, por lo cual, cada caso se debe estudiar y tratar de manera individual.


**La segunda parte, está aquí: Causas de la depresión psicológica & cognitivamente hablando.


 

Tu opinión es importante e inspira!

Como siempre, eres bienvenid@ a compartir tus pensamientos y respuestas en la sección de comentarios abajo o nos puedes contactar directamente a nuestro correo electrónico haciendo click aquí.

 


Referencias:

 

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones

Drea Duque

Atrapada en el círculo vicioso entre el soñar y el ser realista y práctica, a Drea le molesta escribir sobre sí misma en tercera persona, sin embargo comprende que de vez en cuando es necesario hacerlo. No es exactamente una nerd (pero le fascina aprender), no es exactamente una escritora (pero escribe porque encuentra el lenguaje de las palabras escritas fascinante), es algo así como una artista y además, estudia psicología. Ama los gatos, practicar yoga y los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Cuando le queda tiempo (lo cual no sucede muy a menudo), investiga sobre temas diversos y los publica en Conociendo Tu Mente. Más sobre ella en:  Twitter   |   

1 CommentarioDéjanos tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *