¿Cómo se siente vivir con miedo?

Vivir con Miedo - Conociendo Tu Mente

Recuerdo una conversación que, alguna vez, tuve con mi madre cuando era adolescente aún. Ella me explicaba que el sentir miedo era “normal”, que todos lo sentimos, y que lo que hacía valiente a una persona, no era el hecho de que no sintiera miedo, sino por el contrario, era enfrentarse a una situación sin importar cuánto miedo tuviese, lo que sucediera en el enfrentamiento o el resultado final. Por supuesto, con los años uno olvida aquellas lecciones y una que otra experiencia vivida. Claro está que nuestro cuerpo (sistema nervioso), en su sabiduría se encarga de recordarnos todo lo vivido en algún punto de nuestra vida, lo único que hace falta es un detonante. Quiero Saber Más

Causas psicológicas de la depresión

Causas Psicológicas Depresión - Conociendo Tu Mente

Qué causa depresión? Parte II

Causas psicológicas de la depresión

Como ya había explicado anteriormente, en el corazón de la depresión (por así decirlo), se encuentran reprimidas varias emociones negativas (como la ira, la culpa, el odio, el pesimismo y la baja autoestima), que marcaron un período de tu vida que probablemente ya no recuerdas (o que pretendes olvidar). Esto sucede con más frecuencia de la que crees. Y si, aunque no es del todo “normal”, le sucede a muchas personas, no solamente a ti.

Aquellas “programaciones” que has acumulado durante años, se han vuelto desencadenantes y han jugado un papel importante en la depresión que tienes en este momento. Y si, posiblemente, la han hecho peor de lo que podría haber sido. Quiero Saber Más

Qué causa depresión? | Causas biológicas de la depresión

Causas Biológicas de la depresión - Conociendo Tu Mente

Qué causa depresión? (Parte I) | Causas biológicas de la depresión

Antes de empezar con el artículo en sí, quiero contarles algo: cada vez que he tenido que buscar información sobre las causas de la depresión, me he encontrado una y otra vez con las mismas frases:  “La depresión está causada por un desbalance bioquímico, y por una serie de factores”.  “La depresión no es causada por un solo motivo.” “La depresión está causada por una falta de producción de serotonina” Y ya, fin de la historia…

Lo que quiero decir es que, a pesar de que esto es correcto, resulta molesto que la información relevante sobre las causas de la depresión se resuma a tres simples frases repetidas una y otra vez en varios artículos. Claro que esto no sucede en todos los casos, pero sí en muchos.

Quiero Saber Más

Cómo se siente vivir con depresión?

Vivir con Depresión - Conociendo Tu Mente

Ahora, cómo se siente una persona que vive con depresión? Qué síntomas presenta?

Explicar esto es más complejo que describir una lista de síntomas que pueden ser fácilmente encontrados en libros de psicología e internet. Pero lo voy a intentar.

Además de todo lo que he escrito en el artículo anterior (Qué es y qué no es la depresión), y a pesar de que sé que puede variar de persona a persona, y de que no precisamente debes sentir todo esto para estar deprimido y, si sientes esto, no necesariamente lo estás, pero… si tienes depresión, probablemente: Quiero Saber Más

Qué es y qué NO es depresión | Síntomas

Qué es y qué NO es depresión | Síntomas

Qué es la depresión | Qué NO es depresión | Síntomas

La depresión es mucho más que estar de mal humor, decaído o triste. Estar deprimido no significa tampoco ser un vago bueno para nada que no quiere salir de su cama para evitar ser una persona “productiva”, adulta y “de bien”. Por el contrario, es mucho más profundo que eso; incluso me atrevería a decir que es más que un simple trastorno o una condición mental.

Para clarificar un poco como se siente vivir con depresión (para quienes no la han vivido), imaginemos lo siguiente:

Imagina que te has caído dentro de un gran y profundo pozo, vives dentro de éste y te sientes incapaz de salir de allí por ti mismo. No es por falta de ganas, fuerza o carácter, es que simplemente no puedes, no tienes la energía suficiente para “lograrlo”. Tu cuerpo está tan, pero TAN “cansado” que, a pesar de mirar la escalera, o a alguien que te extiende una mano o te lance una cuerda, no logras salir de allí; no obstante, lo intentas. A medida que pasa el tiempo, aquel pozo se siente como el único lugar seguro y tranquilo, no importa que esté oscuro, no importa que no puedas ver ni sentir nada. Y pasas del no poder salir de allí a querer vivir allí permanentemente hasta nuevo aviso. Cuando, finalmente, un día decides que salir del pozo puede ser una mejor idea que vivir dentro de él, la luz te resulta molesta y te lastima, pero aún así (y a pesar de no tener fuerza alguna), te levantas y sigues (o intentas seguir) caminando para salir de él. Luego de todo ese esfuerzo, sientes como si el pozo te persiguiera. Y cuando por fin piensas que todo va a estar bien, éste te tiende una trampa y vuelves a caer dentro, sin siquiera haberlo notado.

Quiero Saber Más