¿Cómo se siente vivir con miedo?

Vivir con Miedo - Conociendo Tu Mente

Recuerdo una conversación que, alguna vez, tuve con mi madre cuando era adolescente aún. Ella me explicaba que el sentir miedo era “normal”, que todos lo sentimos, y que lo que hacía valiente a una persona, no era el hecho de que no sintiera miedo, sino por el contrario, era enfrentarse a una situación sin importar cuánto miedo tuviese, lo que sucediera en el enfrentamiento o el resultado final. Por supuesto, con los años uno olvida aquellas lecciones y una que otra experiencia vivida. Claro está que nuestro cuerpo (sistema nervioso), en su sabiduría se encarga de recordarnos todo lo vivido en algún punto de nuestra vida, lo único que hace falta es un detonante.

Como animales (somos animales además de ser humanos), constantemente buscamos sentirnos seguros, crecer y vivir percibiendo una vida sin peligros inminentes que amenacen nuestro equilibrio y tranquilidad. Pero, debido a que a veces sentimos que nuestra vida peligra (lo sentimos cuando niños o adolescentes), nos paralizamos y nuestro cuerpo decide que el miedo debe activarse, pues es el mejor camino a seguir, nuestra defensa a lo desconocido, o por lo menos lo más conocido por él.

En fin, biológicamente hablando, cuando sentimos miedo nuestro cuerpo cambia, su “sistema de alarma” se activa, y nuestro organismo piensa que debe protegernos y ayudarnos a sobrevivir. El sistema límbico, la amígdala específicamente, produce la respuesta de “pelea-huida” de la que de seguro han escuchado. Cuando esta se activa, desencadena esa sensación llamada miedo que todos conocemos muy bien. Es entonces cuando el estado de alerta máxima se ha declarado en nuestro cuerpo, el cual se prepara para salir corriendo o, por el contrario, ha decidido pelear y enfrentar el peligro.

Es ahí cuando además: la taquicardia, la sudoración, los temblores, la pérdida de control sobre nuestras respuestas racionales, la fuerza mejorada en los músculos (mayor cantidad de sangre en ellos) para poder correr, la presión arterial alta, las pupilas dilatadas y muchas más sensaciones corporales (en términos fisiológicos), forman parte de lo que le ocurre a nuestro cuerpo cuando tenemos (o mejor dicho, sentimos) miedo.

Quiero Saber Más

Causas psicológicas de la depresión

Causas Psicológicas Depresión - Conociendo Tu Mente

Qué causa depresión? Parte II

Causas psicológicas de la depresión

Como ya había explicado anteriormente, en el corazón de la depresión (por así decirlo), se encuentran reprimidas varias emociones negativas (como la ira, la culpa, el odio, el pesimismo y la baja autoestima), que marcaron un período de tu vida que probablemente ya no recuerdas (o que pretendes olvidar). Esto sucede con más frecuencia de la que crees. Y si, aunque no es del todo “normal”, le sucede a muchas personas, no solamente a ti.

Aquellas “programaciones” que has acumulado durante años, se han vuelto desencadenantes y han jugado un papel importante en la depresión que tienes en este momento. Y si, posiblemente, la han hecho peor de lo que podría haber sido.

Lo creas o no, además del efecto de las varias causas biológicas de la depresión, aquello que piensas y has vivido también tiene un rol en tu depresión. Así que, si quieres salir de esa depresión con la que vives, reflexiona sobre los párrafos siguientes, y encuentra si hay algún parecido con la realidad que viviste y que vives ahora.

  • Ira Reprimida.

Cuando no hemos aprendido desde niños a expresar emociones o a aceptar las emociones como nuestras, la ira reprimida se vuelve en nuestra contra y se transforma en un sentimiento de culpa y auto-odio. Es por esto que una de las causas de la depresión es la ira reprimida. Y aunque suene a cliché, tanto la represión de sentimientos como la ira pueden provenir de la infancia y de un sin número de experiencias (o tal vez una sola que te marcó de por vida), en las que, expresar emociones fue visto como incorrecto y/o las emociones negativas se percibieron como peligrosas.

Por supuesto, no en todos los casos es así pero ocurre, en especial cuando existió violencia intrafamiliar de cualquier tipo, peleas entre tus padres, maltrato físico en la infancia, o cualquier otro tipo de maltrato.

Quiero Saber Más

Qué causa depresión? | Causas biológicas de la depresión

Causas Biológicas de la depresión - Conociendo Tu Mente

Qué causa depresión? (Parte I) | Causas biológicas de la depresión

Antes de empezar con el artículo en sí, quiero contarles algo: cada vez que he tenido que buscar información sobre las causas de la depresión, me he encontrado una y otra vez con las mismas frases:

“La depresión está causada por un desbalance bioquímico, y por una serie de factores”.

“La depresión no es causada por un solo motivo.”

“La depresión está causada por una falta de producción de serotonina”

Y ya, fin de la historia…

Lo que quiero decir es que, a pesar de que esto es correcto, resulta molesto que la información relevante sobre las causas de la depresión se resuma a tres simples frases repetidas una y otra vez en varios artículos. Claro que esto no sucede en todos los casos, pero sí en muchos.

Es por eso que decidí crear un artículo que explique las causas de la depresión. Me ha tomado varios días el recopilar esta información (debido a que no es lo único que hago), y además, tiempo para que mi editora la revise.

En mi ingenuidad, pensé que todo podría caber en unas 1000 palabras, sin embargo me encontré con que, después de editarlo, tenía alrededor de 4000. Así que, como no puedo publicar todo en un solo enlace, lo he dividido en 3 partes. La primera parte está a continuación. He intentado ser lo más breve posible. Espero les sea de utilidad.


 

La depresión no tiene una sola causa. Generalmente es multicausal, es decir que las causas de la depresión son varias, y que existe más de un motivo para que una persona la desarrolle.

Generalmente una depresión indica que la vida de la persona (es decir tú vida), está fuera de balance, y que se debe trabajar para encontrar la causa de este desbalance. Usualmente (no en todos los casos), la causa es  psicológica.

En el “corazón” de la depresión muchas veces se encuentra el odio, el miedo al rechazo o al abandono, la ira, la rabia, el resentimiento, la desesperanza, el desaliento, el duelo no resuelto, el escepticismo, la pérdida de la espiritualidad o fe… entre muchas otras.

En los siguientes artículos, vamos a revisar juntos una lista de factores que desde varios puntos de vista pueden ser causas de la depresión. Es mucho más sencillo comprender de esta manera.

Causas de la depresión, biológicamente hablando:

Las causas biológicas de la depresión se pueden resumir así:

  • Vulnerabilidad biológica y herencia.

Algunos tipos de depresión suelen presentarse en una misma familia, lo que significa que existe una correlación (conexión), entre la depresión y la herencia. Sin embargo, una vulnerabilidad biológica (como se tiende a llamar), no necesariamente se traduce en depresión a menos que las condiciones ambientales lo favorezcan; por ejemplo, si has sufrido abuso infantil o has vivido demasiado estrés durante tu infancia, podrías tener tendencia a desarrollar depresión, pero esto no significa que la tengas o la vayas a desarrollar de forma obligatoria. Por el contrario, si creciste en un ambiente saludable, puedes tener la predisposición genética (el “gen” que contiene la depresión por así decirlo), pero puede que nunca llegues a desarrollar esta condición. Así que, es igual que con otras muchas condiciones fisiológicas (físicas).

Por otro lado, puedes tener depresión sin que necesariamente otro miembro de tu familia la tenga. Es decir: existe una conexión biológica. Sin embargo, esta conexión no explica la depresión en todos los casos en los que la depresión aparece. Quiero Saber Más