Autoestima Autovalía Diferencia Conociendo Tu Mente

Autoestima vs. Autovalía ¿en qué se diferencian?

La autoestima y la autovalía o autovaloración no son lo mismo, aunque suenan bastante parecido. Por esto es que solemos pensar: ¿acaso no son iguales? Resulta que no. Después de utilizar estas palabras varias veces en nuestros artículos, nos hemos dado a la tarea de investigar un poco más para comprender y explicarles mejor sus diferencias.

Es importante indicar que, a pesar de sus diferencias, ambos conceptos van estrechamente ligados. Ambos nos hablan acerca de cómo identificarnos, lo que somos, no solo frente a nosotros mismos, sino, además, cuál es nuestra posición frente al mundo (en mayor o menor grado), es decir, cómo nos vemos nosotros mismos en relación a los demás y al mundo en que vivimos.

autoestima concepto conociendo tu mente

La Autoestima

La autoestima se ve representada en una especie de sentimiento frente a nosotros (identificado como positivo o negativo) y el mundo que nos rodea (esto significa que es la manera en cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos y que depende mucho de cómo los demás nos evalúen o lo que piensen de nosotros).

Un ejemplo que nos puede guiar un poco a reconocer el concepto de autoestima, ligado a ese sentimiento o percepción sobre nosotros mismos, es cuando nos miramos al espejo en las mañanas y nos decimos cosas como: “¡Que lindo/a amanecí el día de hoy!”, o algo negativo como: “¡Carajo estoy terrible, que ojeras tan horribles tengo hoy!”. En ambos ejemplos nos comparamos con el estándar de belleza que conocemos.

Por otro lado, la autoestima se basa en experiencias que hemos tenido a lo largo de nuestras vidas. Estas forman una impresión, acerca de nosotros mismos, que va formando un sentimiento positivo o negativo. Nuestra autoestima es (de cierta forma), aquello que la sociedad considera de nosotros y cómo nosotros valoramos o no ese ideal.

Como dato importante:

La autoestima es muy frágil, ya que depende de la aprobación de los demás. Y esto hace que algunas veces, (si sufrimos de perfeccionismo y no logramos cumplir metas inalcanzables), tengamos una percepción negativa acerca de nosotros mismos, por ende una autoestima negativa.

Cabe aclarar que: la autoestima puede traernos muchas alegrías. Podemos tener una autoestima muy alta, debido a que cumplimos con las expectativas de los demás pero aún así nos sentiremos insatisfechos con nuestras vidas. ¿Por qué? Porque necesitamos más y más de esa aprobación externa, por ende, no estamos haciendo aquello que queremos hacer.

Concepto Autovalía Conociendo Tu Mente

Autovalía o Autovaloración

Mientras tanto, en el universo de la autovaloración o autovalía, se encuentra la percepción de la persona frente a sus propias cualidades, habilidades, destrezas  e intereses y, cómo esta se considera apta o no, según dichas características personales.

Además, autovalorarse es ser responsable por uno mismo. Es alcanzar ese Yo ideal que tenemos plantado desde la infancia (antes de que viniera todo el adoctrinamiento social). Tener autovalía significa valorarse, quererse, ser feliz y generoso con uno mismo.

La autovaloración también está comprometida en la realización de las aspiraciones más significativas para una persona. Y, sobre todo, trata acerca de tener opiniones equilibradas acerca de uno mismo. No significa que somos más que los demás, sino que comprendemos cuál es el lugar que tenemos en el mundo, cuáles son nuestras habilidades, fortalezas y, así mismo, las debilidades y puntos a mejorar que tenemos.

En resumen, la autovalía se refiere a saber quienes somos, analizarnos a nosotros mismos y estar abiertos a mejorar cada día; también se refiere a sentirnos capaces de alcanzar la mejor versión de nosotros mismos, sin sentirnos obligados a lograrlo, ni mal porque no cumplimos con un ideal.

Como es posible observar, ambos conceptos son parte fundamental de la base del desarrollo de la personalidad de todo ser humano.

Es necesario mencionar que, a pesar de la influencia que ejerce la sociedad, los ideales de nuestros padres e incluso de las personas que nos rodean, nunca debemos permitir que la Autoestima nos limite a vivir de acuerdo al qué dirán o incluso a los estereotipos instaurados por la misma sociedad.

Debemos recordar que estos conceptos nos pertenecen y dependen en gran medida de nuestra percepción, capacidades y habilidades para enfrentar al mundo en el que nos desarrollamos.

Sin embargo, esto no quiere decir que debemos ignorar consejos para mejorar en cuanto a lo personal y lo colectivo, simplemente significa que podemos intentar ser un poco más conscientes de quienes somos, inclusive reconocer cuándo es necesario hacer un cambio, no por los demás sino para el mejoramiento de nuestra vida.

Estos conceptos, además, nos hacen reflexionar e incluso repensar la importancia de poseer una autoestima sana y una autovaloración de nosotros mismos que nos guíen hacia una estabilidad emocional y personal; así, daremos el paso hacia un mejor conocimiento de nosotros mismos y nuestra mente.

Esperamos que este pequeño recorrido por la autoestima y la autovaloración no solo sea vista desde la aclaración de conceptos y un escrito más, sino que permita en cada lector una reflexión que lo haga enfrentar el lugar en que se encuentra según su Autoestima y Autovaloración, con el fin de que se permita la oportunidad de cambio en pro del mejoramiento de su bienestar y, por qué no, como un propósito para este nuevo año que apenas inicia.


Enlaces interesantes:

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Juan Carlos Ospina

Juan Carlos es Psicólogo Clínico con enfoque en Psicoanálisis de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Actualmente estudia una Especialización en Problemas de Infancia y Adolescencia en la Universidad de Antioquia. Su pasión es el psicoanálisis y sus derivados, así como brindar Terapia Enfocada en Psicoanálisis Lacaniano. Conéctate con él en Facebook 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *