Estableciendo límites con gente tóxica (Parte 2): Dependencia Aprendida

En el artículo anterior hablé de la confusión y duda que surgen cuando uno está tratando de establecer límites personales con personas tóxicas. En este artículo voy a hablar de otro aspecto, las luchas relacionadas con establecer límites con las que muchas personas tienen dificultades: la dependencia aprendida. (Recomiendo leer la primera parte sobre la duda primero.)

Las personas que han sido criadas en un ambiente de control, es decir, la gran mayoría de nosotros, a menudo tienen una percepción errónea de sí mismos (problemas de autoestima), lo que conduce a una incapacidad para percibir con precisión a los demás y tener relaciones sanas. A los niños que no se les permite ser ellos mismos – a sentir, a pensar, a tener necesidades, preferencias, intereses y límites saludables – aprenden que:

  • Sus emociones y pensamientos son incorrectos (problemas de auto-confianza y de autoestima, confusión, dudas sobre sí mismos, comportamiento destructivo o autodestructivo).
  • Sus necesidades, preferencias e intereses son menos importantes que los de los demás (ser complaciente con las personas, ansiedad social, miedos sociales, “timidez”, pasividad, sentimiento crónico de vacío y aburrimiento).
  • Está bien que los demás los traten mal, y/o tratar a los demás pobremente (establecimiento de límites pobres, relaciones poco saludables, auto-devaluación, co-dependencia / contra-dependencia, problemas de confianza, pasivos y / o agresión activa).

Pero lo más importante, estos niños no aprenden a ser seres humanos autónomos y autosuficientes. Los niños que crecen en un ambiente de control aprenden a depender de manera irracional de los demás. Un niño demasiado controlado no desarrolla un sentido sano de la independencia y la competencia, porque sus cuidadores no se lo han enseñado; como se indicó anteriormente, les han enseñado lo contrario.

Por lo tanto, cuando una persona entra en la edad adulta, en muchos niveles, todavía se siente como ese pequeño sobre-controlado, impotente incompetente, manipulado, herido niño, que una vez fue. Esto sucede también porque la mayoría de la gente no tiene tiempo para procesar todo ello al crecer, ya que la forma de tratar controladora y perjudicial, en muchos casos, es un proceso continuo que, por lo general, comienza desde el nacimiento y continúa en sus “terribles dos años”, “siete furtivos”, “diez de tensión” y “rebeldes” años de la adolescencia. (Todo lo cual son eufemismos para “no seas tú mismo”). Además, la mayoría de las personas no tienen un punto de referencia o la suficiente validación de sus sentimientos y experiencias más saludables de cuando fueron niños. A esto sólo se suman las dificultades de procesamiento de lo que en realidad sucedió y está sucediendo en su vida.

Por eso, ya siendo un adulto, aquella persona todavía siente que necesita un cuidador para sobrevivir – porque eso fue cierto en algún momento y se ha planteado permanecer en un estado de dependencia y desamparo, fundamentalmente. En conclusión, incluso en la edad adulta esa persona, psicológicamente hablando, todavía siente que necesita a sus padres, abuelos o aprobación de otras diferentes figuras de autoridad, su aceptación y cuidado emocional o incluso económico para sobrevivir.

Este antiguo miedo al rechazo, al desapego, al peligro y a la muerte – que se derivan del abandono temprano, la negligencia y el abuso – se proyecta sobre sus relaciones adultas, en la medida en que aún existen situaciones sin resolver. Especialmente en las relaciones con sus familiares y parejas románticas o sexuales, pero también con las amistades, las relaciones de trabajo, con sus conocidos e incluso con personas desconocidas.

Los factores clave son:

  • Dinámica insalubre arraigada (por ejemplo, con los miembros de la familia).
  • Desencadenantes relacionados con la intimidad (por ejemplo, en relaciones románticas o de amistad).
  • Disparidad de poder y responsabilidad desigual.
  • Desencadenantes específicos relacionados con el trauma (casi cualquier cosa puede encajar en esta categoría: asociación masculina con el padre, asociación femenina de la madre, la asociación peligro-desacuerdo, asociación rechazo a la muerte, etc.).

Así que, cuando finalmente se comienza a notar las dinámicas no saludables y se trata de cambiar mediante el establecimiento de límites saludables con la gente – especialmente con la gente tóxica – la impotencia, el miedo, la soledad, y muchos otros sentimientos y pensamientos pueden surgir:

  • Eso es todo lo que valgo” – aprendí auto-devaluación.
  • Me lo merezco” – aprendí racionalización y auto-ataque.
  • Yo soy el culpable / yo les hago daño / qué egoísta soy / soy cruel” – aprendí sentimiento de culpa y confusión.
  • Soy malo” – aprendí vergüenza y culpa.
  • Tengo que arreglarlo” – corresponsabilidad aprendida.
  • No es tan malo” – minimización aprendida.
  • La gente va a pensar mal de mí” – ansiedad social aprendida.
  • Voy a estar solo para siempre” – miedo de estar solo, aprendido.
  • No puedo hacer nada al respecto” – indefensión e impotencia aprendidas.
  • No puedo vivir / sobrevivir sin ellos” – indefensión y dependencia aprendidas (siendo esto lo fundamental).

Es por todo lo expuesto que es tan extremadamente difícil para muchas personas establecer límites saludables. Por lo general, una gran cantidad de procesos y dinámicas psicológicas no procesadas ​​están presentes. Estas entonces se manifiestan en forma de dependencia psicológica, miedo y duda.

Todas las cosas que he mencionado aquí y en la primera parte, si no son procesadas en el contexto de tu vida actual y, más importante aún, en el contexto de tu entorno, son las razones clave por las que es posible que tengas dificultades para crear límites saludables con quienes te rodean y con aquellos que te hacen daño.

Mantente en sintonía para la tercera parte y ten un día autosuficiente!

Darius


Tu opinión es importante e inspira!

Como siempre, eres bienvenid@ a compartir tus pensamientos y respuestas en la sección de comentarios abajo!

Este artículo puede ser encontrado en idioma Inglés aquí: Setting Boundaries with Toxic People (Part 2): Learned Dependency

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Darius Cikanavicius

Darius Cikanavicius, es un Consultor Psicológico (terapeuta) dedicado a ayudar a personas alrededor del mundo a sanar y superar sus traumas de la infancia. En su blog: Self-Archeology  puedes encontrar una gran variedad de recursos acerca de Abuso Infantil y cómo superarlo en idioma inglés.

1 CommentarioDéjanos tu Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *