La Clasificación y Resultados del Abuso Infantil

El maltrato infantil (abuso infantil) se puede dividir de varias formas que son: el maltrato físico, el abuso mental y el abuso sexual. (Para aquellos que acaban de unirse a nosotros: Si piensas en algo que pudiera ser doloroso o perjudicial para un adulto, es definitivamente perjudicial para el niño. ¡Sí, los niños son seres humanos también!).

Abuso físico

El abuso físico significa que el cuerpo físico del niño sufre daño.

Incluye golpes, nalgadas, bofetadas, patadas, arrastradas, ardor, tirarlo de cualquier parte del cuerpo, cosquilleo no deseado, y así sucesivamente. Básicamente, cualquier tipo de contacto que el niño no quiera recibir y que sea perjudicial para el/ella. También incluye la negligencia física a través de la negación de alimentos o medicamentos, y el cuidado personal o médico inadecuado.

Abuso mental/psicológico

El abuso mental (es decir, el abuso psicológico o emocional) significa que la mente del niño sufre daño.

El abuso mental incluye gritos, manipulación, el uso del miedo, avergonzar al niño o niña, crear falsa culpa, prohibirle sentir ciertos sentimientos (como la ira), convenciéndole de que tiene que sentir ciertos sentimientos y actuar de acuerdo con ellos, insultos, aislamiento, amenazas, imposición de creencias falsas e irracionales, etc. Además, todas las formas de abuso (por ejemplo, físicos o sexuales) son mentalmente dañinos, también.

Abuso sexual

El abuso sexual comprende el daño físico y / o mental que se relaciona con el sexo y la sexualidad.

El abuso sexual incluye componentes físicos y / o mentales relacionadas con la sexualidad del niño: violación, contacto inapropiado, desnudez forzada, azotes en las nalgas, el lenguaje del cuidador y la conducta que es la edad apropiada para el niño, la sexualización de los niños, la seducción de los cuidadores, la imposición de la vergüenza y la culpa en relación con el sexo, cualquier tipo de acto físico, emocional, psicológico o verbal.

Sobre la base de la forma en que se promulgó, el maltrato infantil se puede clasificar en abuso activo, pasivo y vicario.

  1. Abuso activo significa que los límites personales del niño son violados de forma activa (es decir, el cuidador está demasiado envuelto y es extremadamente controlador). Algunos ejemplos pueden ser: nalgadas, gritos, insultos, abuso sexual, uso de la vergüenza, etc.
  1. Abuso pasivo significa que la unión cuidador-niño no es estable o se ha roto (es decir, el cuidador está física o emocionalmente distante o que nunca está disponible). Este incluye la negligencia y el abandono. Algunos ejemplos son la falta de disponibilidad emocional, no estar ahí para el niño, la retirada del afecto, la falta de duplicación y validación, y así sucesivamente.
  1. Abuso Vicario significa que el cuidador no protege al niño o lo coloca en un ambiente donde el niño sufre algún tipo de abuso por parte de los demás.

¿Cuáles son los resultados de abuso infantil?

En mi opinión, vale la pena mencionar aquí que los niños cuyas necesidades no se cumplen de verdad, cuyos límites no se respetan, que no tienen un vínculo saludable con sus cuidadores, que crecen en un medio insalubre en el futuro adolecen de numerosos problemas físicos, psicológicos, emocionales, sexuales y sociales. Y, por supuesto, que no saben reconocer cuales son límites saludables, como se ve una relación sana, y son propensos al abuso, la manipulación, la explotación, y una vida estresante y poco saludable cuando crecen y se vuelven adultos.

Los síntomas del maltrato en la infancia son:

Heridas Mentales. Por ejemplo, la falta de comprensión de los límites de sus propios y ajenos, crecimiento emocional atrofiado, perfeccionismo, disociación, entumecimiento emocional, depresión, querer complacer a todos, agresividad, falta de empatía, dependencia o contra-dependencia, ansiedad social, baja o falsa autoestima, culpa crónica, vergüenza crónica, la soledad crónica, falta de estructura, el pensamiento irracional, varias adicciones, y muchos más.

Las manifestaciones físicas. Por ejemplo: prolongada secreción de cortisol (es decir, la sensación excesiva de estrés), problemas de peso corporal, dolores articulares o musculares, problemas de piel, asma, problemas para dormir, problemas digestivos, y muchos otros.

Según un curso de psicología terminé recientemente:

“El estrés debilita la eficacia del sistema inmunológico del cuerpo, su sistema de defensa natural. La persona es entonces más vulnerables a tener células dañinas en el cuerpo y por ende se enferma. Reacciones de estrés son las respuestas físicas, psicológicas y de comportamiento que las personas muestran cuando enfrentan los factores de estrés.

Prolongado e intenso estrés también se ha relacionado con enfermedades como los trastornos psicosomáticos. Estas son enfermedades en las que los factores psicológicos desempeñan un papel en la producción de un daño real al cuerpo o cambios en cómo funciona el cuerpo. Hay un número de enfermedades que se piensa son de origen psicosomático tales como: el asma bronquial, la presión arterial alta, dolores de cabeza, la migraña, úlceras de estómago, artritis, enfermedades del corazón, urticaria y otros trastornos asociados con la excitación del sistema nervioso autónomo“.


Tu opinión es importante e inspira!

Como siempre, eres bienvenid@ a compartir tus pensamientos y respuestas en la sección de comentarios abajo o nos puedes contactar directamente a nuestro correo electrónico haciendo click aquí.


Nota de la Editora:

Este artículo apareció originalmente en Self-Archeology bajo el título de “The Classification and Results of Child Abuse” en caso de que quieran leerlo en su idioma original.

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Darius Cikanavicius

Darius Cikanavicius, es un Consultor Psicológico (terapeuta) dedicado a ayudar a personas alrededor del mundo a sanar y superar sus traumas de la infancia. En su blog: Self-Archeology  puedes encontrar una gran variedad de recursos acerca de Abuso Infantil y cómo superarlo en idioma inglés.

ComentariosDéjanos tu Comentario

  • Los estudios realizados sobre consecuencias psicol gicas a largo plazo del abuso sexual infantil confirman la gravedad de los problemas que pueden presentar estas v ctimas y su extensi n a lo largo del ciclo evolutivo, a pesar de la dificultad que implica el estudio de este tema, as como los m ltiples problemas de tipo metodol gico que estos estudios suelen presentar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *