Causas Psicológicas Depresión - Conociendo Tu Mente

Qué causa depresión? Parte II

Causas psicológicas de la depresión

Como ya había explicado anteriormente, en el corazón de la depresión (por así decirlo), se encuentran reprimidas varias emociones negativas (como la ira, la culpa, el odio, el pesimismo y la baja autoestima), que marcaron un período de tu vida que probablemente ya no recuerdas (o que pretendes olvidar). Esto sucede con más frecuencia de la que crees. Y si, aunque no es del todo “normal”, le sucede a muchas personas, no solamente a ti.

Aquellas “programaciones” que has acumulado durante años, se han vuelto desencadenantes y han jugado un papel importante en la depresión que tienes en este momento. Y si, posiblemente, la han hecho peor de lo que podría haber sido.

Lo creas o no, además del efecto de las varias causas biológicas de la depresión, aquello que piensas y has vivido también tiene un rol en tu depresión. Así que, si quieres salir de esa depresión con la que vives, reflexiona sobre los párrafos siguientes, y encuentra si hay algún parecido con la realidad que viviste y que vives ahora.

  • Ira Reprimida.

Cuando no hemos aprendido desde niños a expresar emociones o a aceptar las emociones como nuestras, la ira reprimida se vuelve en nuestra contra y se transforma en un sentimiento de culpa y auto-odio. Es por esto que una de las causas de la depresión es la ira reprimida. Y aunque suene a cliché, tanto la represión de sentimientos como la ira pueden provenir de la infancia y de un sin número de experiencias (o tal vez una sola que te marcó de por vida), en las que, expresar emociones fue visto como incorrecto y/o las emociones negativas se percibieron como peligrosas.

Por supuesto, no en todos los casos es así pero ocurre, en especial cuando existió violencia intrafamiliar de cualquier tipo, peleas entre tus padres, maltrato físico en la infancia, o cualquier otro tipo de maltrato.

Asimismo, puede que reprimas tus emociones si se burlaban de ti cuando eras niño, te llamaban débil o te metías en problemas por ser “demasiado sensible”, llorar “exageradamente” o tener miedo. Si ese fue tu caso, entonces tiendes a ver la ira como algo malo, negativo, que merece castigo, como algo peligroso, como algo que no permitirá que los demás te miren de una manera positiva y que te puede ocasionar daño a ti o a quienes te rodean.

También puede que hayas aprendido a ser “un niño bueno” o “una niña buena” y, por ende, expresar la ira (vista como una emoción negativa), se siente como algo “incorrecto”. Al no haber aprendido a expresar tu ira de maneras más positivas (o al no haber aprendido a expresarla de ninguna manera), se crea una especie de “implosión”, lo que quiere decir que, al haber acumulado ira y sentimientos negativos durante años sin haberlos expresado, estos decidieron explotar dentro de ti, y han producido tu depresión.

Otra posibilidad es que: piensas que al expresar tus emociones no vas a ser amado o aceptado por los demás, así que decides no mostrar emociones ante ninguna situación (e incluso puede que sientas que no tienes emociones de ningún tipo). Igualmente, puede que hayas crecido con padres que no sabían manejar las situaciones muy bien, así que terminaste siendo tú su cuidador, en lugar de ser ellos el tuyo; si este es tu caso, inconscientemente piensas que no debes tener emociones negativas o destruirás la felicidad de aquellos que amas y/o están a tu alrededor. Con el tiempo, además, aprendiste a aceptar solamente uno de tus lados (por supuesto tu lado “bueno”), y abandonas y rechazas inconscientemente cualquier tipo de emoción o forma de expresión que consideres “mala” para volverte más aceptable y evadir el profundo miedo al rechazo que llevas dentro de ti.

  • Falta de estrategias de afrontamiento (adecuadas).

Generalmente las personas contamos con maneras de superar eventos estresantes e imprevisibles en nuestras vidas, por ejemplo, si alguien se lastima el dedo con un cuchillo al hacer una ensalada, sabemos que debemos llevarla al baño (o a donde sea que esté el botiquín de emergencias), desinfectar la herida y aplicar un “curita”, “bandita” o una gasa si la herida no es muy grande, o llevarla a urgencias, si la herida es demasiado grande. Sin embargo, existen otro tipo de eventos mucho más complejos para los cuales no contamos con una “base de datos” de cómo debemos actuar. Eso es básicamente una estrategia de afrontamiento; una especie de base de datos de información con la cual contamos y que nos ayuda a “resistir” y dirigir nuestro comportamiento en situaciones difíciles.

Cuando se trata de un evento aislado, y no contamos con la información adecuada, puede que logremos manejar la situación, pero cuando varios eventos grandes y estresantes se desarrollan uno tras otro, nuestras estrategias de afrontamiento (las cuales nos permiten pensar y actuar  racionalmente), se debilitan o desactivan y nuestra tendencia a la depresión se activa.

Así que, si has vivido varios eventos estresantes, uno tras otro, por un largo período de tiempo (generalmente mayor a 12 meses), tu depresión en este caso se ha disparado debido a que sientes que la situación es mucho mayor que los recursos internos con los que cuentas para enfrentarla. De cierta manera, es un mecanismo de defensa, algo que has decidido utilizar para enfrentar la situación difícil en la que te encuentras.

  • Sesgo negativo.

Si tienes tendencias depresivas, probablemente tiendes a malinterpretar los hechos y culparte a ti mismo por cualquier resultado o desgracia que ocurre, creando lo que se conoce como: sesgo negativo; esto significa que: tiendes a ver las situaciones mucho peor de lo que realmente son, ignoras el resto de información y pones demasiado énfasis en lo que no consideras positivo.

Además, probablemente, tienes diferencias en el estilo de atribución o explicación, es decir que, sin importar lo que suceda y cuánta evidencia exista al respecto, si el resultado es negativo, te lo atribuyes a ti mismo. Esto quiere decir que, si estás deprimido, te culpas a ti mismo por todo lo que “salió mal” aunque no sea tu culpa y que frases como: “es mi culpa”, “siempre será mi culpa” son de uso muy común dentro de tu vocabulario. Por el contrario, si el resultado es positivo o bueno, atribuyes el resultado a la suerte, lo cual solo agrava o dispara tu depresión.

  • Tener baja auto estima y haber desarrollado una tendencia al perfeccionismo.

Puede que tu depresión sea un efecto de tu baja auto-estima (o que definitivamente careces de una auto-estima positiva), lo que te ha creado una auto-imagen negativa de ti mismo; esto significa que piensas (y sientes), que no tienes valor como persona o profesional y lo que haces para compensar, es basarte en la percepción que otros tienen sobre ti.

También es posible que busques la continua aprobación y valoración de otros (valoración externa debido a que viviste mucha desaprobación en tu infancia), te has vuelto dependiente o alguien que busca complacer a los demás para alimentarte de falsa seguridad y compensar por tu baja estima.

También puede ser que tu depresión se haya disparado al sufrir del mal llamado “perfeccionismo”; esto quiere decir que si estás deprimido, es probablemente porque quieres alcanzar estándares altos que no son para nada realistas, manteniendo, a propósito, un ciclo de infelicidad constante al sentirte “incapaz” de alcanzar tus metas, cuando en realidad tus estándares son tan irreales y están tan alto que nadie podría alcanzarlos.

Tú, por otro lado, has decidido no notarlo y probablemente de manera inconsciente, los creaste y los mantienes para hacer tu vida miserable. Mira dentro de ti y analiza si este es tu caso.

  • Uso de la sobre-generalización.

Si eres de las personas que asumen que, porque un evento, no relacionado con ningún otro, ha tenido resultados negativos, todos los otros eventos en tu vida también tendrán pésimos resultados o que, porque una persona fue grosera contigo, todas las personas a tu alrededor también lo son, probablemente estás deprimido y has caído en la trampa de la sobre-generalización.

Las personas con tendencia a la depresión o que ya se han deprimido, sin saberlo, tienden a juzgar todo como blanco o negro y fallan en ver los detalles “grises” (el punto medio), de las situaciones en sus vidas cotidianas.

Ojo, NO necesariamente cuando estás deprimido sobre-generalizas y que lo hagas, no significa que estés deprimido, pero es una de las causas, y además uno de los “síntomas” de depresión.

  • Pensamientos pesimistas sobre el mundo.

Los “pesimistas” o también auto denominados “realistas”, tienen mayor tendencia a desarrollar depresión.

Cuando la depresión se encuentra presente, los pensamientos distorsionados y juicios equivocados son comunes en estas personas, quienes piensan de manera diferente a quienes no están deprimidos.

Esta diferencia en el pensamiento, hace que quienes están deprimidos se depriman más y mantengan el ciclo sin fin de depresión al no lograr ver el lado “amable” de las cosas por sí mismos.

Si eres uno de estos seres, lo sabes bien ¿no? Sería mejor admitirlo (por difícil que parezca) y empezar a intentar ver el lado bueno de la vida también.

  • Atención selectiva.

De acuerdo con la teoría de Aarón Beck, las personas con tendencia a la depresión prestan atención selectiva a los aspectos del entorno para confirmar aquello que piensan, sin importar que la evidencia diga lo contrario.

Es decir que, a pesar de que se te muestre evidencia de que algo es bueno, si estás en un estado depresivo, sigues buscando motivos para confirmar incesantemente lo que consideras es la verdad (algo negativo, oscuro, feo, malintencionado, etc.). Esta falta de atención adecuada se conoce como: procesamiento de la información defectuosa, e impide que, si tienes depresión, superes la misma.

  • Haber sufrido un trauma en la infancia o maltrato psicológico, físico o sexual

Un trauma sufrido a temprana edad puede dejarte huellas (marcas), de una forma que ninguna otra situación puede, sin importar de qué tipo de trauma se trate. Además, puede ser la causa de una depresión en la adolescencia o adultez.

Al haber sufrido una serie de eventos traumáticos (por ende estresantes), en la infancia, la persona posee un umbral de tolerancia mucho más bajo para las situaciones estresantes; por ende, el riesgo de desarrollar depresión u otro tipo de condiciones mentales se incrementa.

Las investigaciones demuestran que las personas con historial de abuso durante la infancia tienen el doble de posibilidades de tener episodios recurrentes de depresión y, es menos probable que respondan bien a tratamientos para superarla (Danese et al. 2011). Así que, si viviste situaciones difíciles de niño, recuerda que no eres el único. Y si, además tienes depresión, probablemente hablar de aquello que te ha sucedido con un profesional, sea de mucha ayuda para superarla.

  • Falta de reforzamiento positivo.

El reforzamiento positivo ocurre cuando:

  1. a) la gente hace algo que encuentra placentero y gratificante y,
  2. b) estas actividades son consideradas importantes e interesantes por su medio (personas a su alrededor), por lo tanto, la persona es apreciada y aplaudida por sus logros.

Según Lewinsohn (1974), si te has vuelto depresivo es probable que sea porque no recibes la misma cantidad de atención y aprecio por tus acciones (reforzamiento), como al principio, y NO sabes cómo lidiar con esta situación de otra manera.

En otros casos, puedes volverte depresivo para evitar realizar actividades indeseadas (esto explica la depresión en algunos individuos pero NO en todos, y no significa que tú u otra persona con depresión la utilicen para manipular a los demás, es solo una hipótesis más).

Por lo tanto, cognitivamente (psicológicamente) hablando, la depresión crea una perturbación básica en el pensamiento de quien se encuentra deprimido. Es decir, si estás deprimido no logras ver el mundo y las circunstancias de manera correcta, no hay esperanza, no hay futuro, todo es “oscuro”, aparentemente no hay solución a tus problemas, nadie te quiere, tu vida es aburrida, monótona y llena de mierda (sí leíste bien, dice mierda).

Recuerda que NO es así. Es difícil, lo sé. Pero, aunque parezca lo contrario, SIEMPRE hay algo que se puede hacer. Y, cómo me enseñaron recientemente, aunque pienses que no, TODO ES POSIBLE. Y en ese TODO se encuentra la posibilidad de dejar esa depresión a un lado y seguir con tu vida. Y si, dejar la mierda a un lado también.


Tu opinión es importante e inspira!

Como siempre, eres bienvenid@ a compartir tus pensamientos y respuestas en la sección de comentarios abajo.


Imagen por: El Hesto – Facebook


Referencias:

  • Depression: Causes and Treatment, By Aaron T. Beck, M.D., Brad A. Alford. 2009- University of Pennsilvania. pp 158-160
  • Introduction to Psychology: Gateways to Mind and Behavior. By Dennis Coon, John Mitterer. CENGAGE Learning. 2013. Pp 468-469
  • Sue D., Sue W., & Sue S., C, A 2010, Psicopatología: Comprendiendo La Conducta Anormal, en CENGAGE Learning Editores. pp. 304–326.
  • Grohol, J. (2015). The Causes of Depression. Psych Central. Retrieved on August 20, 2015, from http://psychcentral.com/lib/the-causes-of-depression/
  • Represed Anger 2014. Is Repressed Anger the Real Reason Your Life Feels Stuck?. Harley Therapy™. http://www.harleytherapy.co.uk/counselling/repressed-anger.htm Recuperado el 17 de Agosto del 2015.
  • Behavioral theory of depression: Reinforcement as a mediating variable between avoidance and depression. John P. Carvalho, Derek R. Hopko. http://www.brown.uk.com/depression/carvalho.pdf. Recuperado el 17 de Agosto del 2015.
  • Psychology Of Depression- Behavioral Theories. Nemade, R., Staats N., Dombeck, M., https://www.mentalhelp.net/articles/psychology-of-depression-behavioral-theories/ . Recuperado el 18 de Agosto del 2015.
  • Cognitive Theories Of Major Depression – Aaron Beck. Nemade, R., Staats N., Dombeck, M., https://www.mentalhelp.net/articles/cognitive-theories-of-major-depression-aaron-beck/ . Recuperado el 22 de Agosto del 2015.

Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Drea Duque

Atrapada en el círculo vicioso entre el soñar y el ser realista y práctica, a Drea le molesta escribir sobre sí misma en tercera persona, sin embargo comprende que de vez en cuando es necesario hacerlo. No es exactamente una nerd (pero le fascina aprender), no es exactamente una escritora (pero escribe porque encuentra el lenguaje de las palabras escritas fascinante), es algo así como una artista y además, estudia psicología. Ama los gatos, practicar yoga y los días en que la luna se puede ver en medio del cielo azul, junto al sol. Cuando le queda tiempo (lo cual no sucede muy a menudo), investiga sobre temas diversos y los publica en Conociendo Tu Mente. Más sobre ella en:  Twitter   |   

ComentariosDéjanos tu Comentario

  • Hola, su articulo es muy interesante e informativo, mi hija de 21 años de edad es una persona que sufre de crisis depresivas en ocasiones no comprendo yo por que no responde al tratamiento medico, leyendo su articulo me hace pensar que su depresion es psicologica..ella sufre de baja auto estima, y muchos problemas mas. gracias por sus articulos

    • Hola Marianela! Muchas gracias por leernos, y nos alegra mucho que nuestros artículos te sirvan. Te comento que muchas depresiones son así, los síntomas no remiten inclusive con tratamiento médico y psicoterapia. Tu hija no es la única que sufre de este problema. Espero de corazón que mejore, y que pueda seguir adelante con su vida, ella es muy joven y tiene un futuro enorme por delante, lo bueno es que tú estás de su lado buscando información para poder ayudarle, así que por lo menos ella debe saber que no está sola (créeme eso ayuda muchísimo). Recuerda dos cosas muy importantes: primero, tu hija debe querer curarse y estar bien, o por lo menos mejorar, y segundo, debe tener un terapeuta, una persona que le guíe y comprenda, alguien que le ayude a ver cosas que ella no puede ver por sí misma, pero sobre todo alguien que sea de su agrado. Les deseo lo mejor. Un abrazo fuerte desde Ecuador, Drea.

  • sufrí distintos traumas en la infancia, mi padre se fue antes de yo nacer, estudie gastronomia y aun no podido crecer en mi oficio, cuando mis ex compañeros tienen muy buenos puestos, acabo de terminar mi relación de casi 15 años, por infidelidad mutua, tengo un hijo de 8 años, ahora vivo solo en una pieza, tomo mas alcohol y consumo mas cocaina, aunque no me considero un adicto, tengo 38 años y quiero saber si lo mio es psicologico, necesito ayuda necesaria o solo paso por un mal momento, aunque siempre lo dejo, me pongo derecho pero en determinado tiempo vuelvo a lo mismo.

    • Hola Jesus.
      Disculpa el no haber respondido anteriormente. No se por qué tu comentario no fue visible para mi antes.

      De lo que he conversado con un colega que conoce más acerca de los problemas que indicas, posiblemente lo que te sucede es mas psicológico que otra cosa. Me parece además, que es hora de que evalúes tu vida un poco y que dejes ese mal momento o mal período por el que estás pasando a un lado de una buena vez.

      Es importante si quieres salir de este problema que asistas de manera continua y con responsabilidad a un profesional de la salud mental (psicólogo), para que puedas ir superando los inconvenientes que tienes en este momento.

      Es posible que si no haces nada al respecto, tengas muchos mas inconvenientes en el futuro. Y tu vida se torne mucho más compleja de lo que es ahora.

      Recuerda que tienes un hijo por el cual luchar, así que si quieres dejar esas adicciones que te están matando lentamente, debes en verdad querer hacerlo y buscar apoyo (ayuda profesional).

      Ten en cuenta que todo depende de ti y de si quieres cambiar o no tu propia situación.

      Por último, si no tienes posibilidad económica alguna, busca una eps, centro de salud público, hospital público donde puedas pedir una cita psicologica. También podrías buscar líneas de atención psicológica en tu ciudad o país para que puedas tener algún tipo de ayuda y salir del hoyo en el que te encuentras.

      Un abrazo y recuerda que eres importante y que tu vida vale la pena.
      :)

  • Hola,
    Buenos días
    Necesito ayuda!!!!!
    No sé que me está pasando, hace mucho tiempo vengo con problemas de salud y posteriormente cansancio mental. Mi vida a cambiado demasiado y hay días en que solo quisiera llorar es un dolor muy grande es como una triste inmensa pero es por periodos .
    Mi familia por parte materna tienen problemas mentales no sé si depronto de una u otra manera esto me afecte.
    Muchas gracias

    • Hola Natalia.
      Estás a tiempo de tomar la responsabilidad de tu síntoma (problemas de salud). Por favor infórmate un poco mas sobre qué es lo que te sucede desde el punto de vista psicológico y fisiológico (estos artículos con los que contamos son un buen comienzo: http://www.conociendotumente.com/category/salud-y-bienestar/depresion/).

      Además, por favor busca un psicólogo/a o psicoanalista (de preferencia) que te pueda colaborar y ayudar a sobrellevar ese sentimiento de tristeza profunda ya que es algo que se puede solucionar.

      Lo que si, es bueno que en verdad decidas hacerte responsable pues es tu vida y aunque sea más fácil serlo por unos períodos que por otros, de todas maneras es importante que lo hagas.

      Sobre tus temores acerca de que tu familia tiene problemas mentales, es igual que con cualquier enfermedad. Los genes NO son una sentencia… No se si me hago entender. El hecho de que tu familia tenga una enfermedad mental (por ejemplo, la depresión), NO significa que tu la vayas a tener. Tal vez (dependiendo del caso), puedes tener una posibilidad un tanto más alta que el resto de las personas. Sin embargo, depende mucho de la vida que hayas tenido, ya que es el ambiente el que hace que los genes y que tus células (por ende, tu cuerpo), se comporten de una u otra manera (se activen o desactiven). Esto quiere decir que: la vida que has tenido, las experiencias que has vivido, la comida que comes, el trabajo que llevas, tus niveles de estrés son parte de que unos genes se activen y otros no, o que tus células funcionen de una u otra manera.

      Por último, te recomiendo que antes de creer que tienes depresión y te heches al olvido, ve y visita algún médico que te pueda revisar la glándula tiroides. Y pregúntale acerca del Complejo B (especialmente B6 y B12). No es una regla general, pero cuando yo sufrí de esta enfermedad, empecé a tomar este suplemento (después de leer acerca de los beneficios de este y de como afecta al sistema nervioso), y me empecé a sentir mucho mejor. Tal vez también te convendría visitar un médico homeópata (uno que sea certificado) y un nutricionista (también que sea certificado), para que te guíen en este tipo de dudas.

      No se dónde te encuentras, pero en caso de que no puedas pagar una terapia psicológica, por favor busca un hospital, un EPS, un centro de salud PÚBLICO (no se como se llame en tu país, pero sé que en todo lado hay asistencia pública o a muy bajo costo).

      Recuerda que tu salud tanto física y psicológica son importantes. Ambas van de la mano, al igual que el entender qué es lo que pasa en tu vida que no te agrada y de dónde viene el verdadero problema.

      Un abrazo y recuerda que eres importante y que tu vida vale la pena.
      :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *