Ansiedad y Ataques de Pánico

Tomando en cuenta que la ansiedad se define como: “Un estado mental que se caracteriza por una gran inquietud, una intensa excitación y una extrema inseguridad. Angustia que acompaña a algunas enfermedades, en especial a ciertas neurosis.”, podemos asegurar que MUCHAS personas en la actualidad tienen problemas con la ansiedad, algunas veces sin saberlo, otras sospechando que les está sucediendo. Sin embargo, lo que todas estas personas tienen en común es que ninguna sabe cómo encontrar una solución, pues la ansiedad NO es como la pintan y los ataques de pánico, mucho menos.

La ansiedad no es algo tan cuadriculado como se define en un concepto de libro o enciclopedia. No es una cuestión que uno maneja fácilmente “pensando positivo” (a pesar de que si, el pensar positivo ayuda). La ansiedad puede ser disparada de un momento a otro por una vivencia difícil, o puede existir una predisposición (si tienes algún familiar con ese problema). Y muchas veces se presenta en el cuerpo físico (de manera fisiológica), mostrando síntomas en las personas que la padecen.

La ansiedad, además, puede venir como resultado del estrés, de una angustia muy grande, de una pelea con alguien importante, de una pérdida. En fin, cualquier situación puede generar ansiedad en un individuo.

Como sabemos, el ser humano está ligado a cualquier vivencia, así sea considerada como “boba”, “estúpida”, “mínima”, “sin importancia”. La ansiedad no es algo básico. No podemos categorizarla como consecuencia de una experiencia muy positiva o negativa. No podemos definirla como algo que viene de algo muy pequeño o muy grande, pues cualquier cosa (SI! cualquier cosa), puede generar ansiedad en un ser humano. Y, asimismo, cualquier tipo de situación vivida, puede generar un ataque de pánico.

Cómo se siente la ansiedad?

Como se Siente la Ansiedad - COMIC

Originalmente encontrado en: OwlTurd.com

Inicialmente la ansiedad suele ser confundida por doctores/médicos, como un problema del corazón (un buen ejemplo, si has visto la serie de Los Soprano, Tony –el protagonista- varias veces acude al hospital en busca de ayuda, pensando erróneamente, que tiene un serio problema del corazón y/o que está sufriendo un ataque cardíaco). También, la ansiedad se puede llegar a sentir como un corrientazo frío que recorre el cuerpo junto con una terrible taquicardia (que se siente como si tu corazón se saliera de tu cuerpo), esto, por supuesto, desde la experiencia de un sujeto cualquiera, que lo ha vivido (desde la perspectiva de quien no lo ha vivido en carne propia, es un tanto más difícil de entender).

Al no ser consciente de la situación (de la ansiedad latente), esta puede mostrarse como insomnio o un dolor en una parte del cuerpo (por ejemplo en el plexo solar), que no desaparece y empieza a hacerse constante. Además de la taquicardia, la imposibilidad de poder caminar demasiado, el pensar irracionalmente sobre cualquier tema, el no dejar de pensar y además, el maximizar lo que te ocurre, junto con una sensación de que lo que sucede es imposible de controlar.

Al entrar en esta “fase” del círculo vicioso, se genera un miedo profundo que no permite salir del problema; entonces el sujeto, comienza a pensar: “tengo problemas del corazón”, “me está dando un infarto”, con lo cual, ya no es solo física la angustia, sino que comienza a ser mental (psicológica), pues se piensa en la angustia y allí acontece la “pérdida de control”, con la cual, evidentemente sentimos que: perdemos el control, la angustia se maximiza y empiezan los dichosos ataques de pánico.

En otros casos, la angustia se manifiesta como problemas para dormir (el insomnio que mencionábamos anteriormente), lo que te quita el único momento en el que puedes descansar. También, con el tiempo o muchas veces simultáneamente, empieza la angustia de quedarte solo, que te ataca justo cuando intentas descansar o dormir, a pesar de que tu familia está a tan solo unos pasos.

Cómo empiezan los ataques de pánico?

Con el tiempo y con estas situaciones, se generan los famosos ataques de pánico. Los ataques de pánico, son una consecuencia de que sientes que algo no anda bien; el malestar físico (descrito arriba) no te permite comer, dando cabida a la falta de energía para pensar en la importancia de comer o alimentarte, pues estás tan incómodo que no puedes, simplemente no puedes! Y lo único que te interesa es que todo termine. En ese momento es cuando el cuerpo comienza a colapsar, tu cuerpo en general tiembla, manos, piernas, corazón (que parecería se te va a salir), y, aunque pienses en cosas positivas, intentando cambiar tus pensamientos negativos o controlarlos, no lo logras.

El temblor de tu cuerpo, posteriormente genera la idea de que te vas a quedar “temblando por el resto de tu vida”. Sin embargo, está científicamente comprobado y escrito en el DSM5, que al llegar el minuto 8 se considera un ataque de pánico generalizado, luego de ese tiempo, el efecto disminuye y tu cuerpo se calma. Con lo cual ya no tiemblas pero todo tu cuerpo queda cubierto de sudor. FINALMENTE, te tranquilizas, pensando que ese es el final, cuando de pronto, 10 minutos después, 20 minutos después viene otro, y otro y otro más. Y así empiezan a transcurrir tus días sin saber cuánto tiempo “libre” vas a tener entre uno y otro ataque.

Estos episodios, generan mucha angustia, nerviosismo y tristeza. Y ahí es cuando te preguntas: qué es lo que va a pasar conmigo?, qué es lo que está MAL conmigo?

Si eres como la mayor parte de las personas, después de tener uno de estos ataques, irás al médico, quien te enviará exámenes en los que no encontrarán nada “fuera de lo común”. Lógicamente el médico, al haber estudiado biológicamente de todo, ve aquello que te sucede de forma científica, no de una manera emocional y esto es una lástima! Pues si eres un ser humano que no tiene ninguna relación con la psicología, muchas veces tomarás decisiones equivocadas, pensando que lo mejor que puedes hacer es ir donde un psiquiatra. Por supuesto, es un médico! Procedes a explicarle la situación, le dices que has pasado 3 meses con ataques de pánico, sin poder dormir más de 3 horas diarias, sin comer, con un nivel de vida mínimo y sin ganas de vivir (que se han ido de a poco durante todo ese tiempo). Muchas veces, estarás tan CANSADO de la situación que buscas volverte “loco” de una vez o cometer suicidio, para terminar de una vez con el dolor físico y psicológico que sientes y que todos te dicen que no existe. Luego, el psiquiatra te medica y te sientes feliz, pues la medicina funciona por un tiempo, sin embargo, empiezas a sentir los efectos secundarios de la medicación y así decides que debes elegir entre vivir con los efectos secundarios, seguir con ataques de pánico, o morir de una buena vez!.

Evidentemente (en la mayoría de los casos), seguir viviendo (así sea con efectos secundarios) es la mejor de las opciones.

Y por supuesto, NADIE te dice que PRIMERO hagas el esfuerzo de ir donde un terapeuta, un psicólogo clínico, un psicoanalista y que dejes lo de la psiquiatría y la medicación como un último recurso. El aprendizaje que esta vivencia te deja, es que no eres dueño de tu cuerpo y, sobre todo, que claramente hay cosas que debes arreglar con tu vida, con tu mente.

 

Pensamientos de la editora.

Qué es lo que causa más daño? El desconocimiento!!! El no saber lo que nos está sucediendo!! La desinformación mata! No solo nos da ideas erróneas sobre lo que nos sucede sino que nos hace sentir como si no tuviéramos opciones y nos hace sufrir demasiado, más de lo necesario.

La ansiedad se da por un problema profundo dentro de una persona. Hay algo que debemos “arreglar”, reconocer, aceptar, dentro de nuestra vida. Debemos encontrar la solución, la respuesta. No sirve de nada que te digan “cálmate” “tranquilízate” u otras palabras de apoyo, se necesita encontrar una solución que ponga fin al dolor psicológico.

Cabe recalcar además, que es normal sentirse mal por las vivencias que tenemos como seres humanos. Pues, al menos para nosotros, es hasta cierto punto “normal” que sintamos ansiedad al vivir en un mundo tan caótico. Sin embargo, nada de esto justifica el mito creado sobre la ansiedad. NO significa que no podamos seguir o que seamos débiles; la ansiedad es una simple manifestación de cosas que van mal en nuestra vida, es una expresión de aquello que estamos viviendo. Es una manera en que nuestra mente y nuestro cuerpo se intentan comunicar con nosotros. Por lo tanto, la ansiedad es MUCHO más que un diagnóstico en un libro de texto.

Si te está sucediendo algo de lo que describimos en el artículo, tienes ataques de pánico, sientes que la ansiedad interfiere con tu vida o que no te deja vivirla, busca ayuda profesional. Si, por otro lado, no puedes hacerlo por cualquier motivo (no te has convencido, no estás listo o no tienes el dinero suficiente), puedes comenzar utilizando técnicas de relajación y/o meditación y otras técnicas para controlar la ansiedad. Recuerda que cada persona es diferente y que no se puede generalizar, lo que funcione para una no necesariamente funcionará para otra.


Has tenido problemas con la ansiedad? Cuál es tu experiencia? Conoces a alguien que padezca de algo parecido? Si es así, o simplemente deseas dar a conocer tu opinión, déjanos tu comentario en la sección de abajo.


Síguenos en Facebook: Conociendo Tu Mente / Terapia con Enfoque Psicoanalitico


Sobre el Autor / Autora Ver todas las publicaciones Autor de la Web

Juan Carlos Ospina

Juan Carlos es Psicólogo Clínico con enfoque en Psicoanálisis de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Actualmente estudia una Especialización en Problemas de Infancia y Adolescencia en la Universidad de Antioquia. Su pasión es el psicoanálisis y sus derivados, así como brindar Terapia Enfocada en Psicoanálisis Lacaniano. Conéctate con él en Facebook 

ComentariosDéjanos tu Comentario

    • Hola Diana. Nos alegra mucho que esto te sirva de ayuda. SI te interesa puedes leer nuestros consejos para manejar la ansiedad, y además te recomiendo visites un terapeuta. Saludos! :)

  • Me ha sucedido este tipo de situaciones, el día de ayer tuve uno, y fue bastante fuerte. Una compañera del trabajo me ayudó a calmarme, yo no sabía que hacer. Creo que necesito ayuda, muchas gracias por escribir esto, me ha ayudado mucho

    • Nos alegra saber que este escrito le haya ayudado un poco a manejar su malestar en cierta medida. Sin embargo, como usted lo indica, es necesario que se dirija a un profesional de la salud para manejar este tipo de inconvenientes si es su deseo. Buen día!

  • Interesante artículo, muy útil y comprensible, yo he sufrido de ataques de ansiedad por años, afortunadamente he recurrido a técnicas que me han ayudado a controlar muchísimo este inconveniente, pero creo que lo que más ayuda la mayoría de veces es detenerse y racionalizar lo que sucede en mi caso eso me ha ayudado full a sobrellevar muchas situaciones….. Felicidades por la página y el artículo, son de mucha ayuda, gracias 👍

  • Hola, Albert nos gusta saber que este artículo te haya ayudado un poco más con la compresión y atención a este tipo de situaciones especificas que experimentamos cada vez mas a menudo. También nos gustaría que, cuando puedas, nos compartieras las técnicas que utilizas para sobrellevar los ataques de ansiedad para así poder aprender a combatirlos de mejor manera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *